Torbe.es > Artículos

Dar gracias a Dios por el trabajo que tengo

Publicado el octubre 11, 2012 a las 1:34 am por Torbe

Resulta contradictorio, dar las gracias a Dios por tener el trabajo que tengo, que esta basado en el pecado de la lujuria. “Pecando, pecando, con la polla dando”, que diria el Padre Damian. Asi, a lo tonto, pasan los años y generaciones de hombres de España y de nuestros paises hermanos latinoamericanos, se la cascan viendo a un gordito con la polla tamaño mechero.

Me molesta mucho rezar antes de comer, viendo la comida ahi diciendo “comeme”. Imaginaos que la costumbre fuera rezar antes de follarte un pibon, y verla toda despatarrada en la cama, mientras tu estas ahi entre sus piernas con las manos juntas, rezando como un aborto recien nacido, en postura fetal, “Dios te salve Maria…”.

No necesito premios, me los tenian que haber dado cuando empezaba, que es cuando mas ilusion te hacen, y por chanchullos e intereses de otros me los negaron. Por esa razon, por negarme esa felicidad, yo niego la felicidad de los organizadores que les gustaria verme alli.

Es muy excitante que una chica de 18 años entre por la puerta y despues de 5 minutos este chupandote el membrillo. Pero a veces, cuesta excitarte porque eso lo haces casi todos los dias. El pastelero tambien acaba harto de sus pasteles si los come todos los dias.

Llevar una relacion de pareja en el porno no es facil, la clave esta en como lleven este trabajo ellos. Si hay celos, esto acaba siendo una tortura. Pero si, existen chicas a las que no les importa que te dediques a esto, cosa que yo antes de empezar en este negocio tan cerdo, creia que no.

Todo el mundo cuando me ve por la calle reacciona de dos maneras. Me mira y no dice nada, no vaya a ser que la parienta que esta a su lado le diga “quien es ese?”. O otros que me paran a charlar conmigo y a hacerse alguna foto. Lo que siempre siempre me dicen es que soy mas alto de lo que parece. Todo el mundo se cree que debo medir 1.50 o asi, cuando en realidad, mido casi 1,90. Soy un giganton.

Muchas actrices vienen muy nerviosas a su primera escena. Algunas tiemblan, o se quedan paralizadas, o no paran de hablar. Pero al cabo de unos minutos se empiezan a soltar y el sexo las envuelve. No hay cosa mas hermosa que proporcionar un orgasmo a una chica, y que caiga desmayada sobre ti, con todo el chocho como un bebedero de patos.

Por eso, y por muchas cosas mas, que algun dia contare en un libro, doy gracias a Dios, por poder dar tanto placer a la gente, chicos y chicas. Un besito a ellas, un apreton de manos a ellos.

Torbe

Comentarios

blog comments powered by Disqus