MasterChef Junior, o la vil explotación de los niños

7
140

No suelo ver la tele nunca, la época que más he visto tele fue en la cárcel y ahí pude darme cuenta del postureo tan extremo que hay, de que todo tiene que ser políticamente correcto, y como no, bajo sus reglas.

La tele me parece todo lo mismo, todos los telediarios dice la misma noticias, y todo el mundo habla de la misma manera, se viste de la misma manera, Y por si no os habéis dado cuenta, el humor es siempre el mismo. Han creado una burbuja en la que todo parece que está bien, pero como todo el mundo está comprado, pocos les critican.

Existe un programa demencial que se llama MasterChef Junior, y que trata de poner en tensión y muy nerviosos a un grupo de niños, haciéndoles comportar como adultos. Díganme, ¿qué coño hacen niños tan pequeños manejando cuchillos? Ese instrumento mi madre siempre me decía que nunca lo cogiese, que era muy peligroso. Me pasé la infancia mirando los cuchillos de lejos, y aquí los chavalitos los manejan a su antojo. Pero hay un problema añadido, y es que tienen que ir a toda hostia, porque es un jodido concurso absurdo, en el que por imperativo de los tiempos de televisión, tienen que hacer las cosas en un determinado tiempo.

Por lo tanto, tenemos un concurso idiota en el que te obligan a ir muy rápido, cuando lo que mola de la cocina es el tomarte las cosas tranquilamente y disfrutar de lo que estás haciendo. Tenemos un grupo de chavales manejando cuchillos, dando un ejemplo de puta madre a los demás niños. Y también tenemos unas brujas que son los que deciden si el plato ha quedado bien o no, y no les importa humillarte en público delante de tus amiguitos al más puro estilo Buying escolar.

Se mire como se mire, este programa es una majadería. Pero responde a los cánones de publicidad que el medio exige. Mamá cómprame el libro de MasterChef, mamá yo también quiero cocinar como ellos, mamá, mamá. Estoy seguro que dentro de 20 años la gente mirará perpleja este programa y dirá, pero ¿cómo permitían esta locura?

Esta generación que han parido niños de entre 5 y 15 años, es una generación de inútiles que no saben educar a sus hijos. Y encima, les dan de todo. Si a ún niño le das todo lo que pide, le convierte en un monstruo, en un tirano, y cuando crecen se transforman en los adolescentes chungos que vemos en el programa Hermano Mayor. Pero a la tele eso no le importa y lo que busca es el rédito económico. Como saben que los niños ahora solo saben pedir por esa boquita, ellos les dan un programa para que puedan pedir a sus papás.

Menuda generación de gilipollas estamos creando por culpa de los padres. En una década o dos veremos los resultados.

Como eso sale en la tele, y más exactamente en TVE, entonces está bien. Si sale en la tele, es que está bien. Así nos han educado durante muchos años a todos los españoles, que lo que sale en la tele es verdad y está bien. Pues ya va siendo hora de criticar un poco lo que hace la tele, que me parece todo aberrante y una basura. Menos mal que si no es ésta generación, la siguiente seguramente dejará de ver televisión para siempre.