El Colegio del Padre Damián, es una locura, todo el año, viendo bellas jóvenes con las hormonas alteradas, además, como dentro hay calefacción a tope, van ligeras de ropa, con el uniforme justo, y claro, así no se puede. El Padre Damián es un experto en leer entre líneas y saber cuando algo ocurre con sus discípulas, y casi siempre se aprovecha de la situación, otras veces son las chicas las que se han aprovechado de él…

Sea como fuere, la cosa siempre está distraída intramuros de este colegio del cerderío tan especial, en esta ocasión es la morena Beth, una estudiante de último año la que se ha metido en un follón, y claro el Padre Damián necesita datos, visuales y en cero coma Beth ya tiene abierta la camisa y salen a saludar dos bellas mamellas ante la atónita mirada del Padre Damián que se queda patidifuso.

La redención está a un paso, Beth sólo debe tomar el falo sagrado buscando la leche sagrada y la joven, que quiere expiar sus pecados como fuere ve el cimbrel del Padre Damián y se tira a comerlo como sólo ella sabe, lo ha practicado muchas veces, es cuestión de sacarle brillo al sable y se lanza a por él como un tiburón a su presa, abre las fauces y se mete el rabo entero del Padre Damián en la boca, el Padre no está en el séptimo cielo pero casi, la mamada es un espectáculo, Beth es una experta mamadora, mete la cabeza hasta el fondo y te pega unas comidas, ensalivadas, que son una locura…

Para ganar su perdón tiene que apagar de su coño la picazón, fíjate, si rima y todo, para eso necesita el falo bendito del Padre Damián para que le rasque a fondo, se sube encima y el coño le resbala sobre la polla de Damián, está mojado, húmedo y caliente, es una delicia notarlo encima con los muslazos increíbles que tiene Beth mientras pega un polvo de cojones con una cabalgada de película, ojo a la visión desde atrás viendo el culazo, ojo CULAZO acojonante de esta joven que nos vuelve locos…

Una visión divina, sin duda, el Padre Damián lo está gozando grande, se pegan un polvazo tremendo, cuando se la folla a cuatro, su cara ya dice que le queda poco para entrar a las puertas de San Pedro, ya sabéis “le petite mort” que dicen los franceses que correrse produce un éxtasis tan elevado que es como “morir un poquito” pues el Padra Damián, sube, saluda a los colegas del Altísimo y baja para pegarse una corrida de cojones (literalmente) en el culazo de Beth, dejándonos una visión majestuosa de su chocho lleno de lefa calentita resbalando por los labios de su vagina… ¡Santa Putalocura!

Las escenas del Padre Damián no pueden ser más cachondas y morbosas, os va a poner la polla tiesa con las situaciones y viendo a nuestras chicas vestidas de colegialas, no te las pierdas, las tienes todas a tu disposición a un click con tu suscripción, que es muy económica y mola mogollón…