Pues ya estábamos tardando un poco en ver a Camila Palmer por aquí la verdad, por este tipo de escena, un Glory Hole canónico, morboso, con lo buena que está, y lo guapa que es, es todo un espectáculo, lleno de su propia belleza incluso ver a Camila rodeada de pollas que van saliendo por los agujeros y que van a llenar de felicidad, y otras cosas, a esta joven risueña.

Es que es guapa joder, Camila Palmer nos la pone dura sólo verla, la verdad, y encima aquí la tenemos ya con poca ropa y se nos desviste en el propio Glory Hole poco a poco y ya nos la está poniendo morcillona, incluso salen manos por los agujeros en vez de pollas, que empiezan a sobarla y a tocar mollita a tocar chicha antes de sacar la polla. Camila se pone en posición y el primer cimbrel no tarda nada en llegar y Camila se pone a hacer una mamada maravillosa, perfecta, mirándonos fijamente a nosotros y comiéndosela, acompasada, con ganas, polla hasta dentro, entre una y otra que va saliendo por los agujeros.

En el Glory Hole, es una fiesta de pollas, hay algunas que van tan a tope que las primeras corridas llegan muy rápidamente, pero muy rápido, y Camila Palmer se las traga como la leche del desayuno, es maravillosa, le gusta y lo disfruta, es una locura ver como esa boca que acaba de estar llena de lefa, se la trague toda e inmediatamente vaya a por una nueva polla que se mete en la boca y mama igual de bien y con las mismas ganas que ha mamado la primera.

Os digo que no es fácil resistir una mamada de Camila Palmer, lo que no se ve, lo que hace ella con le boca, por dentro, con su lengua, la succión, como juega con el capullo, es tremendo, y es normal que la lefa se nos salga por la punta a poco que Camila Palmer te la mame, por eso es normal que las corridas, algunas no tarden, y las pollas exploten en su cara.

Al final se ha llevado zumo de lefa de unas cuantas pollas y ella feliz, ha echado una tarde fantástica y divertida, y es que a Camila Palmer le encanta que te corras, le pone mucho saber que excita y que te la cascas y que te corres con ella, y en este Glory Hole damos fe de que la leche de macho le gusta mucho, no deja ni gota, pero es que ni se mancha, se la traga toda.

No te pierdas los Glory Holes, cada uno es distinto, pues cada chica le da un empaque y un toque especial, todo cambia dependiendo de la moza que tengamos delante y es muy excitante, son una Putalocura y por eso, por supuesto, está en esta Santa casa, sede del cerderío fino, con tu suscripción, que además es muy muy barata.