¡Pues follando ya os lo digo yo! Carolina Vogue es una belleza del este, de zonas nórdicas y frías, pero de sangre caliente, estas zorras siempre están dispuestas al sexo más salvaje y cerdo que he podido catar, y esta escena os va a dejar los huevos secos del chorro que vais a sacar. Lo dan todo en la cama y es que en los países fríos no hay nada como arrimarse a follar para entrar en calor, cuando vienen a países más cálidos ya van salidas como puntas de flecha.

Carolina Vogue, está en la escuela, pero ha hecho cosas que no debería, es estudiante de intercambio, y se ha follado a medio instituto y ha decidido que no puede seguir haciendo esas guarradas, necesita el perdón de Dios y va a ver al Padre Damián para consultar su caso concreto.

El bueno del Padre Damián tiene que ver cada cosa… ¡pobre no da crédito! Él como buen empirista necesita comprobar a que cosas se refiere Carolina, ¿qué ha podido hacer para acabar necesitando tanto perdón? Pues Carolina ni corta ni perezosa se lo muestra al padre, lo primero es ponerle el culo en la cara, un culazo, un CULAZO tremendo que no tiene igual, no hay religión ni celibato que se le resista.

Carolina, que ya va más caliente que un mixto se mete la polla del Padre Damián en la boca, porque le pone muy perra follarse al cura ¡al párroco! y Damián que no es de piedra sucumbe también ante el pecado, y ya que estamos en harina pues decide pegarle una follada del 15. Una escena cojonuda con un pibón tremendo que tiene un cuerpo para cascaros una paja que el chorro os llegará a los dos metros de la sacudida.

El culo de Carolina Vogue es un puto espectáculo, redondo, macizo, contundente, ver como lo mueve, como se mueve contra ti y como la enculo a 4 es un placer divino, vaya polvazo más brutal.

Sus escenas y todas las del Padre Damián que tiene mucho, mucho morbo las tienes en Putalocura con acceso directo instantáneo y en HD, sólo tienes que suscribirte.