Hamijos, lo que dan de si las Pilladas ¡que gloriosas son! Esta última fue Deborah Fox, una madrileña, jovencita, con cara de guerrera, eso fue lo que me llamó la atención por la calle. Uno ya viste alguna cana en estas lides, y sólo con ver la cara, que es el espejo del alma, ya puedo decirte casi, si va a entrar al trapo o no, y vaya que si entró, entró tanto, que también entró mi rabo por su chocho y nos pegamos un polvo de cojones, no veáis la caña que me dio, bueno si, vedlo, que lo tenéis aquí en esta Santa Casa y cascaos una paja a nuestra salud.

Como ya se veía venir, la chiquilla vino a por más, a Deborah Fox le gusta que le den caña, le gusta que se la follen duro, con ganas, cogiéndole bien del culo, y eso es fácil porque nos viene con un conjunto de lencería rojo, que ya me pone el pito del mismo color del empalme guapo que llevo, me acuerdo del culazo de Deborah y cuando se quita la ropa, ahí lo tenemos, en frente, un culo como una catedral, delicioso, redondito perfecto para pegarle caña y para agarrarlo bien cuando se suba encima a cabalgar.

Pero ella antes quiere rabo, le gusta chupar polla, pero chuparla bien, no se si disfruto yo más o ella con las pedazo mamadas que hace, que delicia dejarte llevar por la boca de esta muchacha, es una tragona le gusta la polla y le gusta mucho tenerla en la boca, se recrea mucho con ella, la disfruta la chupa y rechupetea con profusión, con ganas, zumbándotela haciendo que la polla se te ponga tiesa como un poste y luego te la casca y te la chupa, que como no te controles la lefa se te sale automáticamente…

Pero a Deborah le gusta follar, de chupármela el chocho ya le gotea, le chorrea caldito del amor, ese jugo de coño delicioso que cuando metes polla ya está tan lubricado que no hace falta ni buscarle el camino, se mete sola empapada en flujos, que delicia, Deborah, sólo la tiene dentro ya comienza a gemir como una perra y moverse como un diablo, me pega unos meneos de cadera que me vuelve loco, mientras la cojo del culo y aprieto bien las manos porque le pone muy cachonda y voy notando como el coño se contrae y me aprieta más todavía la polla, una fantasía…

Le molan todas las posturas, y a me me gusta follármela como sea, en cualquier posición así que me la trinco en todas las que puedo para verle también la cara de vicio que tiene y ver como se le retuerce la expresión de placer mientras meto y saco polla de su chocho caliente, no para de tocarse el clítoris, esta mujer va encendida de principio o a fin…

Cuando casi ya no puedo más y Deborah Fox se ha quedado bien a gusto, quiero mamada, la chupa como una diosa y tengo claro que quiero que me saque así la lefa, nos ponemos a ello y me hace una paja/mamada que estoy en el Séptimo Cielo, ella va buscando leche fresquita y con esa técnica llega a chorro, a borbotones y se la come toda con muchas, muchas ganas…

Tremenda Deborah, tienes su Pilladas aquí en Putalocura, para disfrutar de unos polvazos de cojones, y ojo porque esta moza dará juego, no te la pierdas, puedes guardarte sus escenas para ti, para siempre y disfrutarlas cuando quieras y las tienes a tu disposición en streaming para disfrutarlas donde quiera, la suscripción, una risa, no se a que esperas…