Hoy viene Gisela a pasárselo bien a Putalocura. Jaja para el Hormiguero pero en guarrindongo, si es que nos gustan las cochinadas… Gisela es una jovencita encantadora, suculenta, que se estrena en esto del porno, no sabéis la cantidad, ingente, de verdad, de chicas que quieren probar esto, muchas más de las que pensáis por morbo, pasta, si, pero morbo mucho, mucho más de lo que imagináis, es una fantasía de muchas un Bukake, trío, hacerlo frente a la cámara, todo ello, hace que el polvazo sea más tremendo.

Gisela quería empezar fuerte y probar en un trío, algo había hecho por ahí, pero no como toca, aquí tiene dos mozos para ella, dispuestos a ensartarla y darle placer, a juzgar por como gime, el objetivo se ha conseguido, y no veas lo que disfrutamos nosotros por el camino, y viéndola follar, gemir y disfrutar, porque de aquí sale una paja hermosísima.

La cosa, sinceramente ya pintaba bien desde el principio, Gisela se amorra a los dos tíos a comerles la boca mientras las manos, ambas van directas al pan, coge barra, pilla polla con cada mano, a diestra y siniestra y empieza a pajearles a mano entera con unas ganas increíbles, claro, no son de piedra estos mozos, y los rabos se presentan firmes listos para acatar órdenes.

Gisela coge postura, y baja a los pilones, pollones erguidos, erectos que esperan meterse en la boca jugosa de Gisela, mamada a dos con mucha maestría, entre ser su primera vez y su primer trío canónico, esta mujer está hecha para el porno sin duda alguna, que manera de mamar, que gusto por el sexo ¡como nos gusta!

Una delicia de mamadas, una a otra, chocando las pollas en su boca, comiéndoselas a la vez, una delicia de mamada increíble. La cosa se caldea todavía más, y empiezan a cogérsela con ganas, mientras se la follan por su chocho, mojado, Gisela no para de mamar polla por la boca, entre gemidos y torsiones, se derrite de placer.

Luego se la cogen a cuatro, mientras Gisela no para de mamar, pensad que fuera vuestra polla la que va de coño a boca, con una mamada increíble, poco duráis ya os lo digo, y mientras le arrean a cuatro, subid el volumen y escuchad las arremetidas porque parece un tambor, le pegan una caña tremenda y ella responde con gusto y a la altura.

Al final corridas tremendas para Gisela, disfruta enérgicamente de la lefa, se la traga, la disfruta, la saborea, los restos se los unta por la cara, el cuello el pecho, tiene un nivel de cerderío tremendo, el polvazo es épico.

Una escena para el recuerdo que te sacará tus mejores pajas sin duda, si la quieres para ti, para siempre, para ponértela en grande, te la puedes descargar si te suscribes, que es baratísimo o puedes verla cuando quieras, en el baño del trabajo mientras te das un gusto, en streaming en tu móvil, a tu gusto…