¡Ni más ni menos! En el gato Silvestre me convierto si hace falta, pues sólo de ver a Lisi Kitty disfrazada de Piolina, tengo ganas de ¡comérmela entera! Y seguro que vosotros también. La tengo ahí en la cama, revoltosa, juguetona y disfrazada que me encanta, me encanta ver a Lisi Kitty con lo que sea mientras la tenga delante, pero este disfraz en concreto me pone mucho y a ellas las vuelve muy juguetonas, pues ¡a jugar!

En nada, ya se está cayendo la ropa, y nos deja ver su cuerpazo increíble, primero el culo, tiene un culo como un tambor, capaz de hacer sonar los mejores redobles, ni os cuento si la baqueta es tu polla, es una locura de mujer, pero cuando se quita el top y salen esas dos mamellas que el Altísimo le ha concedido ahí bajo todas mis defensas, me gana, me puede, me arrasan, son unas tetazas de locura, Lisi Kitty sabe que me encantan y tarda nada en ponérmelas en la boca, sin duda es el menú que pediría todos los días para comer.

Mientras me como sus bufas, que no me caben en la boca, empieza también a comerme la boca, Kitty me pone muy, pero que muy verraco, se me tumba, ofrecida en la cama abriendo las piernas de par en par. Estoy seguro que no se os ha pasado por alto el pedazo de chochaco que tiene Kitty, es una locura, tiene unos labios enormes, generosos, apetece metértelos en la boca y comer sin parar, y disfrutar de ellos como si no hubiera un mañana, y cuando se la metes es una locura.

Lisi Kitty está cachonda, viene a por mi polla como un tren imparable, me la coge y me hace una mamada de cojones, Lisi es muy muy buena chupando polla, tiene una boca que hace maravillas y la actitud perfecta para ello porque ella también disfruta muchísimo, mientras te la chupa con la boca, la mano también hace mucho sobre todo si te cogen bien de los huevos y te los tocan bien y a placer.

Lisi Kitty ya está a tope, le chorrea el chochete y se me sube encima a cabalgar, con pasión dejándose llevar por el puro placer del sexo, siempre con su sonrisa simpática en la cara y disfrutando el momento, nos pegamos un polvazo de cojones en varias posturas, en todas ellas podrás ver a Kitty a tope disfrutando y gimiendo, con el chocho bien relleno de chorizo ibérico.

El chocho de Lisi Kitty es muy confortable, muy muy caliente, te recibe, te abraza y te acoge con ganas, y yo no puedo más siento el deber de rellenarla con leche caliente, todo mi zumo de Torbe para ella ¡que polvazo más tremendo!

Hamijo, tienes todas sus escenas, junto con MILES más en Putalocura.com para ti con tu suscripción, el precio es una chufla, menos de lo que cuesta un café al día, así que no te lo pieneses, apúntate ya, y disfruta de todas las escenas en HD y si quieres te las puedes descargar para ti, para siempre…