Lila Teen viene sin enseñar la cara, es recelosa de su vida privada, pero ¡menos mal que vino! porque aún con máscara los polvazos que nos dejó aún hacen que me tiemblen el pito, confieso que aún me hago alguna paja con sus vídeos.

Y es que Lila Teen tiene un cuerpecito de esos manejables, unas tetas pequeñitas, pero ricas y disfrutables, de esas en las que te pones a comer tus pezones hasta que debes frenar porque les pegarías un bocado que los arrancarías, y claro, no es plan… Pero ¡ah su culo! Vaya culazo hamijos, para acampar y pasar el fin de semana, un culazo prieto y rico, jugoso que cuando te cabalga de te deja KO de un golpe.

Lila Teen es muy morbosa, vino ella buscándome a mi, quería sexo y quería nuevas experiencias y me las llevé hasta yo, por que aunque no lo creáis, nunca se folla igual, por mucho que folles cada polvo tiene algo, cada chica tiene algo que te puede hacer click que haga que un polvo sea único, sin duda, en el caso de Lila recuerdo lo apretado de su chochito y las ganas con las que venía, venía con ganas de comerme y vaya si lo hizo, se comía mi polla como si fuera pan después de semanas sin comer ¡una locura!

Lo que más me puso de todo, es que así un poco de manera casual surgió una escena con la maravillosa y súper buenorra Ana Spears, que es un pibón del 15, Lila Teen no es lesbiana ni tenía pensado hacer algo así, pero con el morbazo que da Ana y lo buenas que están las dos, se olvidaron que ahí había una cámara para grabar guarreridas y la cosa pasó de 0 a 100 en nada, acabaron com comida de coños y frotamientos de los que salía fuego.

Yo no podía más y acabe arrimando el rabo poco a poco a ver si había suerte y decidían dar cuenta de él, lo que pasó después lo dejo a vuestra imaginación o en manos de vuestra paja ¡si os suscribís a Putalocura para ver estas increíbles escenas!