¡Buf! Como me gusta Luna Dark. Mirad, pasan muchas chicas por mi cama, tengo esa suerte, me dedico a esto, y es algo que obviamente véis, no voy a poner una cifra, porque es como mi web, una Putalocura, y hay algunas con las que desarrollas una especie de conexión personal, a veces incluso el primer día y Luna Dark, amén del increíble cuerpo que tiene que es una maravilla para follar, tenemos una conexión con la que estamos de puta madre juntos, y nos encanta, disfrutamos mucho.

Por eso está conmigo cada dos por tres, nos lo pasamos de puta madre, Luna Dark, es una mulata increíble, ha hecho muchas escenas en Putalocura, no os las perdáis porque las folladas de Luna son tremendas y muy morbosas, su autenticidad, traspasa la pantalla. Es posible que ayude la máscara, siempre da arrojo, porque desde el anonimato uno es más verdadero, y eso ayuda a soltarse.

Esta vez tenía ganas de verla de cerdita, y es que yo del cerdo me lo como todo ¡hasta los andares! Que tremenda está Luna Dark, en pelotas, es una locura, verla de cerdita, de rosa, me pone muchísimo, así que sin más dilación, después de disfrutar un poco de ver como se desnuda, para que el rabo también se os vaya poniendo tieso a vosotros, procedemos a chupar, que hay ganas.

¡Y vaya mamadas! es que destroza mi polla, para bien, me la chupa de manera increíble, me encanta, mi polla que ya la conoce, espera su lengua con ansias. Necesito más y me pongo a meterle dedos en el chocho, es una locura, le resbalan las gotas de sus flujos por sus muslos, es una delicia, estamos los dos a tono y es el momento perfecto para una buena follada.

Nos comemos enteros, follamos como dos jovenzuelos desbocados, luna a cada cambio de postura me la chupa y me la deja fina, sabe que me encanta, nos conocemos y nos tocamos en las teclas justas para que suene una maravillosa sinfonía, al final, los huevos van haciendo su trabajo, produciendo lefa y hay un momento que ya no puedo más, la descarga es tremenda, en la carita, morbosa de Luna, y no me deja ni gota, con limpieza de sable incluida.

¡Es un polvazo tremendo! Estas y otras escenas las tienes sólo en Putalocura para disfrutar de unas pajas de otro mundo, y el precio es una risa, menos de un café al día para hacerte unas pajas de infarto, es que no tiene precio…