Pero en esta ocasión, la historia es distinta y el gato pilla a la ratoncita y ¡se la folla! Ay, como me gusta Luna Dark, es lindísima, y nos entendemos perfectamente en la cama, hemos follado muchas veces, ni recuerdo ya cuantas la verdad, y nos tenemos muy medidos. Me encanta que venga disfrazada, poca ropa si, pero algo disfrazada, me pone, y lo que más me pone es tener ese cuerpazo tan cerca de mi, me pone palote perdido, solo hay que ver como llevo la polla, Luna que me conoce y la ve no tarda nada en bajar al pilón a tratar la inflamación de polla que llevo encima…

¡Que mamadas hace Luna Dark! Son tremendas, ya os digo que nos conocemos mucho, hemos follado muchas veces y nos tenemos pillado el punto, eso es una auténtica delicia a la hora de follar, hay complicidad, uno ya sabe lo que le gusta al otro y Luna Dark hace unas mamadas intensas, tremendas, ensalivado en su punto justo, pero es que la cabrona sabe como mover la cabeza de manera increíble, y con cada arremetida, dentro, con la lengua y los labios, te da un gusto tremendo, además lo hace de cojones.

Tengo que pararla, porque me puedo correr perfectamente con un mamadón de ese calibre, imaginad tener ahí la polla, durante toda esa mamada con ese nivel ¿Cuantos aguantáis? Ya os digo yo que pocos. Luna Dark tiene un cuerpazo de vicio, color chocolate, es mulata, pero está más buena que una mousse de chocolate fresquita, y me la voy a comer entera, se sube a cabalgar, sólo se acerca mi polla al chocho, está húmedo, no hace falta ni buscar el camino, mi polla se mete como Pedro por su casa, está calentito y estrechito y vaya polvazo pegamos…

El cuerpazo de Luna Dark, es tremendo, míralo bien, porque es una gozada, me la pongo a cuatro para verla bien, ese culo a cuatro es una puta escultura, y le meto la polla hasta la garganta, luego se me sube encima y comienza a mover las caderas sin parar, y yo no lo puedo remediar, hoy tengo la polla especialmente dura y me la follo sin parar hasta que no puedo más y descargo toda mi lefa directamente en su coño, rellenándola como un buen bollito de canela y crema ¡Vaya delicia de polvazo!

Una escena tremenda, de una de nuestras anónimas que siempre andan por Putalocura haciendo nuestras fantasías realidad, porno amateur en estado puro, tu suscripción a un click por menos de lo que vale un café al día, vamos, ni te lo pienses…