Es que los Glory Hole son muy muy morbosos hamijos, y más si son los Spanish Glory Hole, marca de la casa, del cerderío fino, patrio y con buen hacer como los de Tito Torbe en Putalocura. Poco podemos contar ya de Marina Gold, una teen colombiana que nos vuelve locos, hablar de Marina Gold es hablar de sexo, lo lleva en las venas, le traspasa por los poros de la piel y se nota en cualquier escena que hace con quien folla y te llega hasta a ti y a mi cuando nos hacemos unas pajas viéndola, es puro fuego colombiano.

Tiene una actitud increíble que me flipa con lo joven que es, pero es que lo tiene todo clarísimo, y esa claridad le permite disfrutar sin tapujos, sin tabúes de lo que hace, a ella le gusta ser actriz porno, le gusta vivir de ello, le gusta follar (a quien no) y hacer carrera de ello y no sólo lo disfruta, es que se da a ello con todo su ser y toda la profesionalidad, pero se deja llevar por sus instintos y disfruta también como si se estuviera follando a su pareja o incluso más, siendo consciente y jodiendo con toda su alma en cada momento.

Este Glory Hole os va encantar, porque primero en la sala de los Bukakes se la mama a todos los morlacos, pero va ya tan cachonda y se lo está pasando de puta madre, que se folla a todos en ese momento, todos los mozos tienen la suerte de podérsela follar a placer, si ves la cara de Marina, va pidiendo más guerra sin parar, tiene cara de querer que le den más y lo está disfrutando a tope, es lo más grande que ha pasado por Putalocura.

Cuando los tipos están ya con la lefa a punto de salir, se va al Glory Hole, al cubículo de los agujeros del amor, a hacer gozar a todos esos cipotes y dispuesta a vaciarlos sin dejar ni gota, Marina ya tiene el chocho chorreando y también con ganas de catar leche de macho, así que las mamadas son tremendas, además Marina las hace como ninguna es imposible resistirse y que no se te salga toda la leche.

Va tan mojada y tan cachonda, que aprovecha las pollas más duras y se las pasea por el chocho para darse placer, más placer incluso que el que tiene lefando a los machos, que le encanta, el semen va llegando, corrida tras corrida y Marina, sin desencajar su rostro, más que por el gusto que le provoca toda esa leche para ella, va recibiendo corridas dejando una base de crema de morlaco tremenda en su bella cara.

Al final cubierta de lefa, sonriendo, y tras una tarde bien distraída, se ha zumbado a varios tíos, y se ha tomado y recibido la corrida de varias (hemos perdido la cuenta) pollas, un disfrute de escena con la que te pajearás como si no hubiera un mañana.

Y la tenéis en Putalocura, esperando para vosotros, con novedades todos los días, todas las escenas os pondrán el pito tieso, firme, y os pegaréis unas pajas como nuca, merece la pena y cuesta menos de un café al día, no se a que esperas…