¡Como me gustan las venezolanas! Es que me ponen muchísimo, hay diferencias entre todas las nacionalidades en el arte del follar, sin duda, no tiene por que ser mejor o pero, sencillamente es diferente, y eso, está bien, puedes experimentar también diferentes culturas a través del folleteo, no es lo mismo las españolas, que italianas, que checas que rusas, asiáticas o latino americanas, es así.

Hay diferencias, ya no sólo evidentes y físicas por los rasgos que tenemos cada uno, nuestras particularidades, hay algo cultural, algo de como se entiende el sexo y como se vive, y con las latinas es algo especial, a mi me gusta muchísimo, mueven las caderas de una forma especial, y se entregan al arte amatorio también de otra forma, es un disfrute tremendo.

Hoy vuelve Quetzal, una venezolana, teen de 19 añitos, que me encanta, nos lo pasamos muy bien follando, conectamos mucho, aquí la entrevistamos un poco para conocerla un poco mejor, cosa que me encanta, y tal y como vamos hablando ya nos vamos poniendo los dos a tono, tanto es así que al empezar a comernos, ya va muy mojada.

Tiene unas bufas bien generosas y ricas, que me ponen mucho, de esas que se tambalean de un lado a otro mientras te la estás follando a cuatro o cuando te está cabalgando como una amazona mientras la tienes arriba, es una delicia.

Una boca deliciosa con una lengua muy muy juguetona que sabe mover muy bien, me encanta que me la mame, no te pierdas la mamada, es tremenda, imagina tener ahí tu polla en la boca de Quetzal, es una locura, menos mal que tengo tablas y aguanto, porque tiro a tocar chocho y aquello chorrea como si hubiera una fuga de agua, va tremendamente mojada, muy excitada.

Quetzal es muy fogosa, y pegamos un polvo tremendo y delicioso, le pides algo y se pone a ello en seguida, no tiene problemas en el sexo y al final, siempre quiere lechita para terminar por todo lo alto, lo dicho ¡una delicia!

¡No te la pierdas! En Putalocura la tenemos para ti, con más escenas tremendas, y muchos más creampies que son la ostia de morbosos, por muy, ojo, muy poquito al día ¡no te lo pierdas y suscríbete!