¡Vaya escena hamijos! Tran grande y enorme como la propia María que está desatada en esta escena, follando como nunca, se nota que hay complicidad con el morlaco, y se lo merienda como quien pillaba un Bollycao al salir del cole hace unos años, no deja ni las migas, y busca la pegatina como si no hubiera un mañana, sólo que ahora es la lefa, y la encuentra…

María está tremendamente buena, tiene un cuerpo generoso, delicioso, lleno de curvas, si estos días ibas con cadenas por la nieve, no las quites si quieres surcar las curvas de María Sablazo, que está que se parte en dos de buena y maciza, tiene un cuerpo además prieto y duro, cuando le pilas el culo mientras te está cabalgando encima es una locura, la polla todavía se te pone más tiesa mientras está dentro de ese chocho tan húmedo, ella lo nota, se pone más cachonda y todavía te folla más a fondo.

María es anónima, pero el poder de la máscara nos da ventaja a todos, ya que va con más confianza delante de la cámara, se olvida de todo lo demás y va a disfrutar, María quería polla, la verdad que tenía ganas de un buen polvo, hacía unos días que no entraba polla por ese coño tan rico que tiene e iba cachonda como una mona, nosotros prestos y serviciales le ponemos una buena en bandeja y le dejamos hacer a su gusto.

El criterío de María es maravilloso, pues ella con esa buena polla delante, tiene a bien comérsela, con profusión, con saliva, hasta dentro, hasta que no le cabe más, haciendo movimientos con la lengua de esos que nos ponen locos mientras nos la chupan, una mamada con calma, con disfrute y con tiempo, que sólo para cuando el chimichurri de María está ya goteando y necesita polla.

Se ha juntado el hambre con las ganas de comer, una polla tiesa como un mástil y María chorreando por el coño, se mete la polla hasta dentro y se pegan una follada tremenda disfrutando inmensamente los dos, sólo tienes que ver la cara de María y escuchar los gemidos para saber que pasó una buena tarde. Sólo faltaba tragar ¡porque le encanta! no dejó ni gota de lefa, y mientras te estás corriendo chupa y succiona, es un placer tremendo.

Tienes más escenas de ella y tienes cientos de escenas increíbles para tus pajas, el precio una risa, te lo gastas en otras mierdas, así que vente a Putalocura y suscríbete para tener porno patrio de calidad.