¡Que placer tener a Glae de vuelta! Y además ¡a mamarla! ni más ni menos, nos va a ofrecer una limpieza de sable, a modo de cátedra, fijaos bien porque es una de las mejores mamadas que se han hecho por aquí, súper ensalivado, sin dejar un milímetro seco, dedicada, con unos movimientos medidos, acompasados, acojonantes, y le sale todo de forma natural, uno de sus secretos, bueno, uno es que ha comido pollas para parar un tren, y el otro es que le gusta tanto y lo disfruta, que cuando a una le gusta se nota y no veas como comen rabo…