Janina nunca había tenido dos rabos para ella, si ha follado mucho, pero nunca con dos pollas para ella, dos pollas, que dicho sea de paso, son también jovencitas y están cargadas de lefa para que se la saque esta bella latina, cosa que hace con maestría. Está muy cachonda, tener dos pollas para ella era algo que quería, una fantasía, y se pone mojadísima y disfrutando del polvazo a dos cimbreles, una escena para disfrutar y para pegarte una buena paja.