La política es una gran tomadura de pelo

No, no voy a votar, nunca lo he hecho, y no lo hare el proximo dia 20. No creo en la politica tal como esta llevada a dia de hoy. Tampoco suelo opinar de ella, pero el otro dia me lo preguntaron los del grupo Vocento y aqui estan mis palabras, con video incluido.

Me veo y parezco un pequeño Buda, con esa barriguilla, insuflando filosofia alla donde voy. Que bonito. Estas son algunas de mis palabras:

“Al final todo funciona asi­ por el egoi­smo de unos pocos que quieren mucho a costa de joder a los demas. El que reparte se lleva la mejor parte y hay que preguntarse quien vigila al vigilante. Con esto te resumo lo que es la politica”.

¿Y si alguna estrella de cine porno fundara en España un partido poli­tico como hizo Cicciolina en Italia? “Seri­a muy divertido ver a Maria Lapiedra como presidenta -comenta- pero estoy seguro de que si se saliera un poco del tiesto le cortarian la cabeza. Esto es una especie de dictadura de dos partidos y no se sale de ahi­. No va a cambiar nada y no va a venir Neo de Matrix a salvarnos”. Y aunque la idea del movimiento de los ‘indignados’ le parece “muy buena” y “muy licita”, considera que en las revoluciones “tienen que rodar cabezas. Si no, no se consigue nada. Al menos sirve como terapia”.

Me ha gustado como empieza el reportaje. Oye, chulo chulo. Lo mejor de todo, es que lo veran mis amigos de Bilbao. Si quieres leerlo entero, clika aqui.

Es un visionario que se adelanto casi una decada al desarrollo de la industria pornografica a traves de Internet en nuestro pai­s. Natxo Allende, mas conocido como ‘Torbe’, levanto en 1999 y desde cero Putalocura, una pagina web que sirve de escaparate a sus producciones y nos acerca a las “paranoias” que el mismo escribe en el blog que mantiene. Fue un parto duro. “No solicite ninguna ayuda al banco”, explica con cierto orgullo este bilbai­no de 42 años. “Solo teni­a mil euros ahorrados que aproveche para grabar cuatro escenas”. Como en la fabula de la lechera, pero con un final feliz, los ingresos obtenidos por la primera grabacion de la celebre serie ‘Torbe y sus cerdillas’ le permitieron costear otra produccion e ir aumentando los beneficios. “Estaba claro que el camino era Internet, pero los productores españoles no se dieron cuenta. Hace tres años, solo rodabamos tres personas en España. Hubo un paron importante. Ahora han comenzado a salir competidores que estan copiando la formula y los conceptos que inicie yo hace diez años. Entonces -recuerda- me ponian a parir y deci­an que este porno era malo y que me estaba cargando la industria”.