Allá por 2013 vino una holandesa a hacer porno y nos dejó a todos ojipláticos. Era una máquina de follar tremenda, como nunca habíamos visto antes.

Así que aproveché para rodar unas cuantas escenas memorables, que puedes ver aquí , y de paso hacerle una entrevista donde cuenta por qué le gusta que le peguen y la pongan del revés. No os lo podeis perder, es único.