Nicole tenía ganas de fiesta, quería probar un Glory Hole y nosotros claro, prestos y diligentes cumplimos su deseo. No le defraudó y pudo con ellas, pollas por todos la dos, una tras otra por los agujeros del amor, lefando a Nicole como si no hubiera un mañana y ella chupando y rechupeteando y disfrutando de mamar cada una de ellas ¡vaya fiestón de escena!