Ursina, está tremenda, esto es así. Por mi casa pululan varias hembras, y oigo la ducha, me asomo, veo a Ursina duchándose, de forma canónica, la dejo hacer, pero veo que tarda, me asomo de nuevo y ¡oh sorpresa! se está masturbando como si no hubiera un mañana ¡joder! como son las duchas, claro es que cuando llegas al chocho, con el agüita, el jabón, todo resbaladizo, calentito, pues al final te acabas tocando para pegarte una corrida épica…