Verónica, la anónima de azul

Sexy y complaciente, con un cuerpazo de escándalo

0
646
Veronica Putalocura

Viene con un vestido que no le puede ir más apretado, le invito a quitárselo porque se que no puede ir a gusto, claro, se lo quita y mi polla ya está en danza, viendo como se quita la ropa semejante mujer y sabiendo que me la voy a follar. Se acerca, felina, y me coge la polla y hace maravillas con sus manos y su boca, estoy que reviento pero me la quiero follar viva, me la encalomo y nos comemos los dos en un polvazo tremendo, con ese culazo increíble que tiene hasta que no puedo más y mi cimbrel explota con toda la leche caliente que tenía dentro, todos los grumos sobre su cara y ¡a comer!