Aquellos maravillosos 90: Follar muy poco y frikear por Internet

0
1724

En aquellos años se fundieron dos conceptos muy diferentes: el follar poco o nada, y el estar enganchado a internet cuando nadie sabia ni lo que era. Toda esa ecuación derivó a lo que soy ahora. Y al porno que he hecho.

A principios de los 90 me pillé de un viaje que hice a Alemania un Commodore 500. Con él me conecté a internet y jugué a un sinfin de juegos. Sin darme cuenta fui de los primeros en España en acceder a la informática y al Internet.

Recuerdo que bajarse una foto era eterno. Tardabas una hora y eran en blanco y negro. Internet era solo texto: mensajes, emails, las news y poco más. Mandabas los mensajes y esperabas al siguiente día a que alguien te contestase porque conectarte por el modem era carísimo. Éramos cuatro gatos los que allá por 1992 – 1994 nos conectábamos a internet. Lamentablemente no guardo nada de aquel entonces, lo más reciente son algunos textos de 1996 o por ahí. Y es que antes todo era muy caro, los discos duros, la memoria del ordenador… y yo era pobre.

Asi era yo en 1994.

Con mi Commodore Amiga 1200 con disketera externa y un protector de pantalla, el router de 1200 para conectarme a la BBS, el disco duro externo, y la impresora matricial a mi derecha. Tecnologia punta para aquel año. Esos fueron realmente mis origenes en internet. A partir de aquí se gestó lo que luego sería Putalocura.com y las demás cosas.

La etapa 1994-2000 fue crucial para mi. Si hubiera conseguido un trabajo normal y durarero (cosa que nunca ocurrió) o hubiera tenido novia, mi vida me hubiese llevado a otros lados y jamás hubiera sido quien soy y hubiera hecho lo que he hecho. La escasez sexual dinamitaron las ganas de querer follar, y de ahí la curiosidad por adentrarme en el mundo del porno: un lugar donde todo el mundo se follaba diosas. Había que entrar ahí para salvar mi exigua y triste vida sexual como fuera.

Esa etapa fue la peor de mi vida sexualmente hablando. Por aquel entonces vivía en Bilbao y ligar era algo muy complicado. Follar era imposible. Me tiré esos 7 años sin apenas mojar el churro y creo que fue determinante. Es por eso que digo muchas veces eso de “no hay mal que por bien no venga”. Y como no, el haber conocido internet desde sus inicios, hizo de palanca para adentrarme con más facilidad en ese mundo.

Ese fue el cóctel: No haber follado y conocer Internet. El resultado todos lo sabeis.