Una buena polla, grande y bien dura, que además aguanta, y una mujer tremenda, una chiquilla que mama como una fiera, son tan tremendas sus mamadas, lo supe en cuanto la pillé y me puso la lengua encima, que tenía que dedicarle sólo una escena a una de sus mamadas, ahora recuéstate, píllate la polla e imagina que ese rabo es el tuyo y te están dando la mamada de tu vida, no veas que corrida más espectacular…