Afirma que el fue de los primeros en hacer Bukakes y GangBangs allá por 1993, y que yo debí de inspirarme en él

En una muy divertida charla entre la actriz MILF norteamericana Veronica Avluv y el famoso actor porno italiano Rocco Sifreddi, ha salido mi nombre a relucir ante la pregunta que le hacían los fans a Veronica de si había hecho alguna vez algún Bukake.

Ella ha contestado que sí, que lo hizo en uno de mis Bukakes y que se lo pasó muy bien. Entonces Rocco, interrumpiéndola y no dejándole hablar, ha aprovechado para contar una anécdota personal referente a los Bukakes. Bueno, más que una anécdota, su visión del por qué yo empecé a hacer Bukakes. Y es que resulta que en el año 1993 el italiano empezó a introducir en sus escenas a fans, es decir, gente normal que no eran actores profesionales pero que actuaban como tales. Y en una de esas escenas, él la definió como gangbang. Tuvo muchos detractores, ya que por entonces nadie nunca se había atrevido a hacer nada igual, pero lo cierto es que una productora norteamericana, Anabolic Diabolic, empezó a hacer ese tipo de escenas. Y el GangBang se empezó a popularizar en todo el mundo. Se había creado un género nuevo en el porno y poco a poco se iría  asentando. Pero claro, eso no era un Bukake. Pero en fin, aceptamos pulpo como animal de compañía.

Y sí, como no, desde aquí quiero decir que Rocco fue una inspiración para mí, así como los norteamericanos Diabolic, que tuve el gusto de conocer en persona en 2001 en Las Vegas y que eran encantadores. Pero lo que realmente fue determinante fueron los Bukkakes japoneses, donde vi que nadie estaba haciendo nada parecido, no ya solo en España, sino en Europa. Por lo que empecé en 2005 a hacerlos en Madrid. Y sí, es por los Bukkakes por lo que se me conoce internacionalmente. No hay que olvidar que también me he sentido inspirado por Francis For Coppula, Pierre Woodman y Mario Salieri. Para mi, todos esos han influído en mi carrera en el porno muy positivamente.

Aquí os dejo el vídeo donde Rocco cuenta en primera persona esta anécdota, para el que sepa inglés, claro.