Está de vuelta el Monaguillo, dispuesto a disciplinar a esta joven que se nos está descarrilando, está perdiendo las buenas maneras, y claro, hay que enderezarla, igual que ella pone tiesas nuestras pollas, tanto es así que se une a la fiesta hasta el bedel, y nos queda un trío bien majo, Hanna tiene que darse y darlo todo, porque tiene que ser absuelta de todos sus pecados, no se si lo conseguirá…