Me encantan las parejas que se sueltan, que se dejan llevar, como son dos personas que conviven, generalmente, o que llevan tiempo en su relación el estar los dos les relaja mucho frente a la cámara, cuando se ponen a follar incluso se olvidan de donde están y sale todo muy natural. Es una escena totalmente amateur y maravillosa, muy morbosa, imaginad asomar la cabeza en la habitación de vuestros vecinos mientras follan, pues eso es parejitas, meter la vista y sacarse la polla mientras estos dos jóvenes follan, y vaya polvazo majo se pegan…