Ahora nos quieren hacer creer que pagar por sexo es algo de pervertidos y explotadores de la mujer.

4
61

Continuamente veo artículos en la prensa seria hablando de la prostitución como algo terrible, donde lo único que se hace es humillar y vejar a la mujer, y condicionar su libertad.  A los que somos puteros, en los que me incluyo, nos tachan de adictos al sexo, y que buscamos única y exclusivamente sentirnos por encima de la mujer. En contrapartida, a ellas siempre las ponen de pobrecitas, de mujeres que están ejerciendo en contra de su voluntad, que ganan muy poco dinero y que están obligadas y forzadas a hacerlo.

Yo he sido creo que el primero en hablar como putero que soy de la realidad de la prostitución en internet desde tiempos inmemoriales, y he hablado siempre con conocimiento de causa. He escrito incluso un libro de título “Diario de un Putero“. He conocido cientos de putas de todos los colores y precios y me río de los informes de la ONU por los cuales se guían la mayoría de las feministas. Esos informes están muy alejados de la realidad y me gustaría saber cómo se hacen, ¿llevan a funcionarios de putas para ver cómo esta el ambiente? ¿O solo se guían por unas cuantas putas que dan su versión de los hechos sin contrastar su opinión?

Yo es que desde hace tiempo me he vuelto muy incrédulo, sobre todo de lo que escupe la prensa. Sus opiniones están claramente influenciadas y manipuladas y responden única exclusivamente a intereses creados. Asi que no me creo ya nada.

Os daré brevemente mi versión de los hechos, y por qué existe la prostitución. Lo primero de todo, habría que hablar y diferenciar los muchos tipos de prostitución que existen, está la que alquila su cuerpo para trabajar 10 horas en un supermercado o en una tienda de ropa y tiene que aguantar a clientes impertinentes o un jefe gilipollas, y ver como su tiempo se esfuma. Por otro lado están esas chicas que van a discotecas que a cambio de una rayita o de unas copas son capaces de alquilar su cuerpo a cambio de sexo. Es un intercambio sin más. Yo lo respeto si están las dos partes de acuerdo. Y luego estan las prostitutas que a cambio de un dinero, te ofrecen sus servicios sexuales.

Aquí el problema está en que la inmensa mayoría de tíos no follan lo que quieren y con quien quieren. Salen de marcha dispuestos a conocer chicas y muchas de ellas lo único que quieren es aprovecharse de ellos sacándoles copas o cenas gratis. Ellas están claramente en una posición ventajosa y lo saben, porque ellos han salido para buscar alguna compañera con la cual hacer sexo. Esa posición de ventaja muchas veces se torna abusiva, pero de esto no hablan las feministas. ¿A cuantos nos ha pasado salir de noche, conocer a algunas tias, invitarlas a todo, y luego si te he visto no me acuerdo? ¿Quien paga todo? el Rodriguez de turno, ¿verdad? ¿ellas hacen algún tipo de amago de pagar? noooo…. ahí el feminismo no cuenta. No está, ha desaparecido.

En un artículo que leí el otro día en un periódico, ponían como solución para ligar las aplicaciones de ligoteo que hay por Internet. Como se nota que no tienen ni puta idea de cómo funciona esa mierda. La mayoría de los perfiles de tías que hay en estas aplicaciones son falsos, y lo único que vas a hacer allí es perder el tiempo a no ser que pagues como un hijo de puta. Y eso no te va asegurar tampoco que ligues y que finalmente folles. No sé qué problema ven a que el sexo sea como cuando pides una pizza y te la traen a casa. Te están dando un servicio totalmente legal en el que tú pagas por algo que deseas. A mí todo este cuento de que todas las mujeres están obligadas y forzadas ejerciendo la prostitución me empieza a cansar ya, porque la realidad es otra y no quieren verlo. Están con sus discursito, repitiéndolo una y otra vez, con la intención de hacernos creer que una mentira dicha muchas veces se convierte en una gran verdad. Pues no señoras, yo por ahí no paso.

Yo seguiré yendo de putas toda mi vida porque es una manera rápida y eficaz de conseguir sexo, algo tan necesario y vital como el comer, dormir, o tener un techo.

A mí que estas señoras se quieran meter en mi vida privada me toca mucho los cojones, así que sugiero que se dediquen a otras cosas más importantes que requieren más atención, que preocuparse en dónde y cómo metemos la churra los tíos.

Y si están tan empeñadas en buscar las libertades de la mujer, que empiecen por intentar erradicar el abuso de las libertades de las mujeres islámicas, que son obligadas a ir con burka y pañuelos en la cabeza. Que se manifiesten delante de la embajada de Arabia Saudí y otros países islámicos, a ver si tienen cojones, que tan valientes que son. Ahí lo dejo. Y es que una de las cosas que más me molestan de estas tipejas es lo hipócritas que son. Pero claro, uno se mete con quien puede no con quien quiere. Venga valientes, que queda mucho trabajo por hacer.