Las feminazis van a los institutos a soltar su bilis

0
3020

Atención porque las feminazis están metiendo mierda a saco en la cabeza en los institutos, ante la pasividad de todos los padres. Los institutos son los nuevos púlpitos donde poner a parir a los hombres.

Está ocurriendo algo muy grave desde hace un par de años en los institutos de nuestro país y nadie está diciendo o haciendo nada. Las feministas más radicales (también llamadas feminazis) están dando clases extra escolares en la mayoría de los institutos sobre violencia de género, sin haberlas pedido nadie, y están metiendo mucha mierda en la cabeza en esos manipulables y vulnerables adolescentes.

Os pongo este mensaje recibido en mi canal de Youtube de alguien que lo está viviendo de cerca:

Torbe. Mi sobrino llegó el otro día del colegio diciendo que una señora había venido para darles la típica charla de “ponte condón” , “antes de llover chispea” … La tía se pasó toda la hora diciéndoles a las chicas que los hombres somos peligrosos, que tengan siempre el móvil a mano, que si lo hacen con alguien, hay que tener el móvil en la mesita de noche para poder llamar a la policía por si acaso.

Mi sobrino alzó la mano para preguntar y le dijo que por qué hablaba tan mal de los hombres. A lo que le responde la tía que no les da la palabra porque ellas nunca la tuvieron. Esto es lo que les enseñan al futuro de nuestro país ??¿¿¿es una VERGÜENZA que les dejen ir a un instituto a soltar su bilis.

Como este, hay cientos de testimonios que cuentan que sin venir a cuento, viene una feminazi o planchabragas (versión masculina de feminazi) a darles una charla en clase que nadie ha pedido, totalmente manipulada y con un único punto de vista posible, el de ellos. Si alguien intenta llevar la contraria, es sacado de clase, o silenciado por el profesor. Al final, los estudiantes aguantan la chapa sin poder salir ni decidir si quieren oír todo eso o no.

La paranoia se está apoderando de la sociedad, y estos modelos de manipulación no son nuevos. Lleva toda la vida haciéndolo la Iglesia, y mucho más tarde los catalanes más independentistas. Ahora se suman los que odian a los hombres. A ver qué sale de aquí. A ver que tipo de personas son los de la nueva generación. Dan ganas de irse de este país.