No me apetece follarme señoras de 60 años

0
25

Hay una cosa muy buena que te da la experiencia, y es ver desde una perspectiva mas amplia las cosas. Cuando tienes 20 años no te enteras de nada apenas, te dejas llevar por los demas, por tus padres, amigos, profesores. Todos opinan sobre lo que es mejor para ti y tu opinion cuenta muy poco. El problema es que a ellos les pasó lo mismo, fueron otros los que les asesoraron en la vida, y a estos, otros. Claro, al final, las ideas que prevalecen son ultra conservadoras, porque vienen de gente que lleva ya muerta una buena de años, y que vivieron en otra epoca, con otras costumbres y otras necesidades.

El hecho es que los tiempos cambian una barbaridad, y con inventos como internet, se esta dando la vuelta a todo del revés. La informacion vuela, y pocas cosas escapan al control de la red.

Los que profesan un conservadurismo extremo, y unas costumbres antiguas, estan intentando por todos los medios frenar la ola, pero cada vez se les esta poniendo mas dificil porque la ola es de grandes dimensiones, y se cuela por mil sitios. Las costumbres cambian, y los que veiamos la tele antes, por ejemplo, ahora apenas le prestamos atencion. Que hace la gente? deja de ver los canales oficiales de informacion. Apenas se leen periodicos, se escucha la radio, y la tele, entre la poblacion joven esta cayendo en picado. Todo el mundo se mete en internet para interactuar, cosa que no te deja hacer esos medios antes citados. Y a veces esa interactuacion tiene premio, porque puedes desde ligar, a echarte unas risas con algo politicamente incorrecto.

Las canciones de amor y las peliculas romanticas nos han enseñado a que hay que pensar en una sola direccion: Hay que enamorarse de alguien y despues casarse. Todo te lo ponen de puta madre, con musiquita y gente muy guapa, y el punto mas álgido siempre es la boda. En todas las peliculas parece como si el momento mas importante de la vida es la boda. Pero pocas cuentan lo que pasa despues, ahi es justo cuando se acaba la peli.

La triste realidad es que cuando uno se casa, se firma un acuerdo tácito en el que ninguno de los cónyuges puede follarse a otro/a. Vamos, dicho de otro modo, “queda usted condenado de por vida a que su vida sexual se resuelva unica y exclusivamente con su pareja”. A mi, personalmente, me parece aterrador. Si, claro, estan los cuernos, pero se supone que uno se casa con alguien sabiendo que los cuernos pueden hacer daño a la otra persona.

Como podeis observar, no soy muy optimista con el tema matrimonio, sobre todo cuando te llenas de hijos, cuñados, suegras y demas fauna, que ejerce una presion terrorifica para que no puedas salir de ese circulo, obligandote a hacer cosas que no quieres.

Pero lo mas acongojante de todo esto, y que da titulo a este articulo, es que llega un momento en que el tiempo pasa y te encuentras conviviendo con una señora de 60 años… a la que debes follartela porque es tu obligacion como esposo. Una señora con sus vicios y manias, que tienes que aguantar porque no hay otra, es lo que hay. Recientemente ha salido un articulo en EL MUNDO echandose las manos a la cabeza, diciendo que a donde vamos a parar, porque segun parece, multitud de parejas se terminan, ya que el que es mas rico, manda a la mierda a su pareja y se va con una 20 años mas joven. No me digas? me lo dices o me lo cuentas?

Hay infinidad de casos, aunque ya lo llevaban haciendo pintores, artistas, gente un poco mas liberal, por asi decirlo. Lo curioso de todo esto es que no se por que la gente hace lo que otros dicen que hagan. Si no te apetece estar con alguien, acaba con el. No te veas obligado a aguantar a personas que no te van a dar nada bueno, la vida es muy corta como para pasarla sufriendo. Alejate de las personas nocivas. Es preferible estar solo que mal acompañado, ese es un dicho que lo clava. Lo que hay que hacer es saber que hacer con el tiempo cuando uno esta solo, y de verdad, hay tantas cosas que se pueden hacer… no te agobies, solo se esta cuando se nace, y se esta cuando uno muere. Acostumbrate a eso y no te autoengañes.