El gran error de las marcas de invertir en Instagramers

2
33

Las marcas de cualquier cosa, de ropa para tías, de cosméticos, o de cualquier otra chorrada que las mujeres lleven o necesiten, en su desesperación por conseguir ventas y captar nuevos clientes, se sirven de los Instagramers con muchos seguidores para meter publicidad de sus productos. Cuántas veces hemos visto a una tía buena con un montón de seguidores, anunciar unos trapitos, o una línea de cosméticos. Esas publicidades suelen ser pagadas, no es que ellas por motu propio elijan esa marca en especial y hablen de ella alegremente porque les gusta. No, se les paga. Y quien les paga suelen ser tías que trabajan en una agencia de publicidad o que son comerciales que están en oficinas y que no tienen ni puta idea de cómo funciona Instagram realmente. Sólo ven los seguidores.

Y hay que tener en cuenta dos factores muy importantes.

1 – Los seguidores no son reales. Hay muchísima gente que entra en Instagram, husmea un rato, sigue a unos cuantos y luego desaparece y no vuelve más. Claro, él sigue como seguidor, pero no existe más.

2 – La mayoría de las tías que se hacen conocidas en Instagram es porque posan en su cuenta de una manera, digámoslo así, alegre. Juegan con la provocación y con la belleza implícita que sus genes le han otorgado. La misión es conseguir seguidores, y muchas de ellas lo hacen enseñando pechuga, culito, o escote. Por lo tanto, el gran grueso de sus seguidores son tíos, salidos que les ponen ver una tía buena. También me vale la típica modelo que no enseña nada pero que está buenísima. Visitas y suscriptores masculinos deseosos de alegrar el ojillo.

Pues bien, el error está en que las marcas meten su producto pagando a las que llevan esas cuentas, creyendo inocentemente que la mayoría de los seguidores son tías, cuando en realidad aquello es un puto bosque de nabos. Y que, obviamente, cuando vemos que la Instagramer en cuestión empieza hablar de potingues y esas mierdas, todos le damos a pasar historia, en espera de nuestra dosis de pechuga o una evocadora sonrisa picarona, acompañada de un generoso escote. Sus mierdas de ropitas y potingues lo ignoramos.

Los tíos somos más simples que el mecanismo de una zapatilla. Nos gustan las tías, y se lo perdonamos todo. Perdonamos que estén todo el puto rato sacando la lengüita o mostrándonos lo que van a comer. O que saquen a su novio, o a la amiga fea. Aguantamos todo, con tal de ver a esa diosa sacando la zorrita que lleva dentro en músicaly o mostrando la lengüita porque no se le ocurre nada que decir, (o su little cerebro no da para más).

Los de las marcas que se anuncian en Instagram son patéticos intentando rascar donde no hay. Pero entiendo su desesperación. La revistas de papel ya no venden como antes, y ahora tienen que buscarse la vida por otros lados. Lo que creo que ignoran estas marcas es que la mayoría del tráfico en la redes sociales está compuesto por niños rata que no tienen un duro. O salidos que en la vida van a comprar cosméticos o ropa para tías. Les recomiendo que le den una vuelta a sus estrategias y que no pierdan el tiempo, y mucho menos que no sigan tirando el dinero como lo están haciendo.

Compartir
Artículo anterior¿Quien dice que no hago sexo anal?
Artículo siguienteEnganchado a los videojuegos

Hola Hamijos, soy Torbe. Soy un director, productor y actor porno español. En el mundo del porno se me conoce como «el rey del porno freak», una mezcla de humor y sexo que inventé para que la gente además de hacerse unas buenas gayolas, se riese mucho. ¿Quieres saber más de mi? Lee mi biografía

  • TrllHezc07 TrllHezc07

    TAMBIEN HAY NIÑAS RATA QUE VEN ESAS PÁGINAS DE PUTILLAS EN INSTAGRAM Y LES PIDEN A PAPA QUE LES COMPRE LA ULTIMA MIERDA QUE ANUNCIE LA GILIPOLLAS DE TURNO…

  • TrllHezc07 TrllHezc07

    TAMBIEN HAY NIÑAS RATA QUE VEN ESAS PÁGINAS DE PUTILLAS EN INSTAGRAM Y LES PIDEN A PAPA QUE LES COMPRE LA ULTIMA MIERDA QUE ANUNCIE LA GILIPOLLAS DE TURNO…