Os cuento de qué van las cinco películas nominadas a los Goya que nadie ha visto.

0
1154

Cine aburrido y políticamente correcto. Cine que nadie ve. Historias que no interesan a nadie. Ese es el cine español que tenemos.

Cometen un error muy grave los de la academia al no permitir poder ver gratis las películas a concurso. Yo ya sé que quieren hacer negocio y por eso la sacan solo en el cine, pero la realidad es que a los españoles les cuesta mucho ir al cine a ver cine español. Fueron tantos años engañándolos con películas patéticas y aburridas con el único fin de cobrar la subvención, donde la calidad de estas bajaron estrepitosamente, que la gente, que no es tonta, dejó de ir en masa a ver cine español. Con el consiguiente descrédito y falta de confianza en el producto patrio.

Yo tengo la suerte o desgracia de ver casi todo lo que sale al año de cine español, y de las 150 películas que se hacen al año, la mitad son absolutamente infumables. La otra mitad se pueden ver, pero no te aportan gran cosa, porque las historias no interesan a nadie, porque no tienen medios y se nota, o aburren a las monas. Las peores son las películas subvencionadas por alguna autonomía. Se notan que están dadas a dedo porque siempre salen los mismo actores en todas.

La triste realidad es que cuesta mucho encontrar películas que entretengan o que aporten algo diferente. La mayoría de las películas son clones de tantas otras que se han hecho antes, y podrían pasar por un capítulo de una serie televisiva o un Estrenos TV de hace 20 años. Atrás quedó la visión de autores con una personalidad y una manera de contar las cosas únicas.

Si mas preámbulos, que me enrollo como las persianas, voy a contaros un poco las películas que han sido nominadas este año en los premios Goya. 

Mucha tensión, todo el rato

El reino

Es claramente un biopic de una mezcla de los políticos Ignacio González y Francisco Granados, en los años en los que estaban en el poder. Sale incluso una señora que podría decirse que se parece mucho a Esperanza Aguirre o Rita Barberá

Mezcla los tejemanejes que ocurrieron en Madrid y en Valencia, y narra el auge y caída de estos políticos en la forma de uno, que es el camaleónico Antonio de la Torre. La película es entretenida, tiene ritmo, pasan cosas, y tiene muchos momentos de tensión, que ayudan a estar pegado viendo lo que pasa. Los actores están muy bien escogidos y aunque el guión es un poco lioso, cumple su función. Merecido premio a la mejor dirección, aunque tampoco es para echar cohetes, es una película correcta, y no se arriesga demasiado. Tampoco había mucha competencia, eso ayuda a que te den un premio.

Coño, parecen personajes salidos de Torrente

Campeones

Simpática y entrañable película de humor tonto, pero que a mí se me hace un poquito larga y tediosa debido a la cantidad de clichés que ya hemos visto en miles de películas de este tipo. La sensación es que resulta un poquito atorrante y como que no acaba nunca. Como anécdota está bien, pero que le den el premio al mejor actor a una persona sin formación en el cine, me parece o me da a entender que este sistema de votación es un disparate y que tenemos una loca academia de cine. Estoy seguro que para muchos actores es un insulto que haya ganado este actor. De hecho, creo que España es el único país del mundo que ha otorgado un premio a una persona con semejantes carencias físicas y psicológicas. Quizás sea el único que crea que dar un premio así sea un error, pero me da igual, es lo que pienso. O vete a saber, quizás me equivoque y como ahora hay tantas subvenciones a películas de gente con problemas reales, igual la tendencia es esa ahora, no se.

Vale que los tiempos cambian y ya no se hagan películas como antes, pero aquí de lo que me quejo es de que estoy harto de ver cada año dos o tres películas sobre discapacitados porque las sociedades que manejan estos negocios ganan dinero a expuertas y no saben qué hacer con él. Y el cine, tan necesitado cómo está de dinero para poder rodar, acepta cualquier cosa con tal de sacarle un beneficio. El cine siempre se ha prostituido, y es muy fácil detectar en qué punto ha sido.

Pondré como ejemplo lo que hace el cine norteamericano. ¿Os habéis dado cuenta de dos cosas? Que siempre en todas las películas los actores están fumando, y que últimamente los rusos son siempre buenos. Eso es porque la industria tabacalera les paga por detrás presuntamente una pasta, diciéndoles que saquen gente fumando, porque saben que el que es fumador va a querer fumar. No salen marcas pero sale el hábito de fumar. Eso es meterles un gol por toda la escuadra a los que prohiben el tabaco en los medios audiovisuales.

Por otro lado de todos es sabido que muchos millonarios rusos están invirtiendo mucho dinero en películas en Hollywood. Y ellos están imponiendo que salga Rusia o rusos buenos, para lavar su imagen y porque les sale de los cojones.

El cine cada vez está más politizado. Estamos ante una oleada de directoras de cine contando sus problemas de lo tan difícil que es ser mujer hoy en día. Eso es porque no han ido a Arabia Saudí seguramente, porque creo que allí sí que es difícil ser mujer. Éstas cuentistas lo que saben hacer bien es pedir subvenciones, y como ahora estamos en una etapa en la que todo lo que sea contar penas de mujer occidental está bien visto y subvencionado, pues venga, a sacar mierdones insoportables que quizás les guste a su amiga y a su vecina, a su madre y a su abuela, pero que al resto de los mortales nos aburre soberanamente. El caso de la película de Carmen y Lola, es un hecho. 

Ni una teta ni nada, no salen tetas en la pelicula, imperdonable.

Carmen y Lola

¿Y si contamos una historia de amor entre dos gitanas lesbianas? Oh cielos, seguro que eso dará que hablar, pero tiene que dirigirlo una mujer. Porque un hombre es incapaz de transmitir esa sensibilidad.

Esta película se podría definir como una película feminazi, porque los únicos hombres que salen en la película son maltratadores, misóginos y machistas consumados, en la figura de gitanos, si, pero hombres al fin y al cabo. Solo muestra la parte negativa de un determinado sector de hombres, pero la idea ya está en la mesa, el mensaje es el mismo, los hombres son machistas. Y es que ya se sabe como son las feminazis, intolerantes, agresivas, y con un profundo odio al hombre. Por supuesto que esto tiene premio, en los Goya cayó por ahí algún premio que otro y la directora, como no podría ser de otra manera, lo que hizo fue reivindicar los derechos ya conseguidos por la mujer en Occidente. Pero no dijo nada de otras mujeres que viven situaciones mucho peores que las gitanas, como en los países islámicos, donde una mujer no pinta nada.

Y ya para terminar, dos películas que creo que están ahí, porque una ganó un premio muy importante y la otra estaba lleno de pesos pesados del cine español. Porque las películas como tales: truño de buey.

Cuanto talento malgastado…

Todos lo saben 

No logro entender como tantísimos buenos actores y actrices se han metido en un proyecto que lo que cuenta es una historia muy simple y muy aburrida. El secuestro de una chica. Aquello parecía una mezcla de culebrón de media tarde con un Estrenos TV de los 90. No sé cómo no se les caía la cara de vergüenza creer siquiera que podrían optar alguno de sus actores a algún premio. Las actuaciones son de lo más correctito del mundo. O es que un actor es mejor porque sale llorando?. En serio, hay una crisis de contar cosas diferentes y arriesgadas alucinante. Vivimos inmersos en lo políticamente correcto y salen cosas muy aburridas como esta película.

Es que no me interesa la vida de estos dos, para nada

Entre dos aguas

Esta película es la soporífera historia de dos hermanos andaluces que no paran de hablar sin que se les entienda nada, y que me recuerda mucho a aquella mítica serie de televisión española en los años 80 que se llamaba Vivir cada día. A caballo entre el documental y la ficción, me pareció esta película un tostón muy grande, y sinceramente no entiendo cómo ha podido ganar la Concha de Oro del Festival de San Sebastián. No entiendo al jurado que vota este tipo de películas y que ignora otras. Esto de los premios chirría por todos los lados. Está todo el mundo acojonado y con la censura apretándoles los huevos. Hoy en día no se atreve nadie, primero, a hacer una película controvertida y polémica, y segundo, no se atreven tampoco a premiar una película así. Por lo tanto lo que tenemos son películas soporíferas, políticamente correctas, y que si pueden llegar a hacer de este un mundo mejor, pues de puta madre. El otro día oí decir esto a una actriz. Que hay que premiar a las películas que buscan un mundo mejor. Claro, y que también haya más mujeres en las películas, y que no haya tanta violencia en el cine, y que no haya nada de sexo en el cine. Uy pero si ya no hay nada de sexo en el cine!.

Si seguimos así, lo que va pasar es que el cine va a morir definitivamente, porque nunca habrá oportunidad de que salga un Tarantino o un Luis Buñuel. El cine está ahora mismo en coma, se arriesga muy poco y hay mucha más censura que nunca. A la gente que hace cosas diferentes o arriesgadas, se les condena con el mayor de los ostracismos. Silencian su obra y no sale en ningún sitio. Y resulta bastante paradójico que esto suceda en los tiempos en los que vivimos, que cualquiera puede comprarse una cámara y publicar lo que hace en Internet. Pero sí, yo creo que ahora mismo para encontrar algo bueno hay que buscar mucho. En fin, que estoy muy en desacuerdo con estos premios pero claro, hay que darlos, hay que seguir haciendo cine español y hay que seguir dando de comer a tanta gente. Y luego se quejan de las descargas ilegales, ah, que ya no se quejan. Eso es porque no interesa a nadie ese cine que hacen, porque es una chapa y aburre. Y porque habéis quemado demasiado a la gente, y porque creéis que la mayoría de la gente es idiota, haciendo películas para idiotas.