Cazado por los padres mientras le daba a su hija

0
3886

Yo antes de hacer porno, para poder follar un poquito, me desvivía intentando ligar. Una vez, tuve la suerte de conocer a una chica y empecé a salir con ella. Una noche, cuando me la estaba follando en el salón de su casa, aparecieron sus padres. Esto es lo que ocurrió.

Era un aburrido domingo por la tarde, me llama por teléfono mi novia y me dice:

– por favor necesito que vengas, es muy importante, estoy aquí sola en mi casa, mis padres se han ido de casa y no vienen hasta mañana, por favor ven que estoy muy sola y necesito estar contigo.

Ya cuando oí eso de que estaba sola e intentaba convencerme de que fuera, sospeché lo peor, vamos, que lo que quería realmente era que le diera un revolcón; así que decidí coger el tren e ir para allá echando ostias. La idea de pasar el domingo metiendo la puntita me seducía.

Me presento allí, nos quedamos viendo un poco la tele, luego escuchando música, haciendo el tonto, que si, que no, jiji, jaja, que si te cojo aquí y te meto el dedito, que luego el otro dedo… Bueno, que acabamos follando como lebreles en el salón de la casa de sus padres. Triqui traca en el tresillo del salón. Ella encima cabalgándome tan ricamente y yo en las estrellas.

Y en esto que, mientras estoy dándolo todo, me da por abrir un ojo y me percato que alguien ha encendido la luz del recibidor de la casa, y que unas personas están entrando en casa.

No me jodas!, entonces, en un acto reflejo instantáneo, aparto a mi novia de encima mío cogiéndola por la cintura, y salto al suelo con la estúpida intención de esconderme detrás del sofá. Es justo en el preciso momento en el que estaba volando por los aires, cuando el tiempo se paraliza por completo, y puedo ver clarísimamente en una mini fracción de segundo como nos cruzamos las miradas su padre y yo. 

En ese mismo microsegundo, mi novia corre como una loca y cierra la puerta del salón de golpe para no dejarles ver la que tenemos montada allí, y yo me escondo detrás del sofá cual rata asustada. El padre dice:

– qué está pasando aquí?

Joder, ¿como que qué esta pasando?, yo creo que está muy claro, si alguien ve a una especie de gorila volando y luego tirarse al suelo desnudo, con los brazos abiertos, pues algo malo esta pasando.

El padre estuvo forcejeando un rato para abrir la puerta del salón con su hija, pero esta no se lo permitió, y menos mal que al final se fueron.

La chica me dijo que me vistiera y saliera pitando de allí, obviamente eso hice y desaparecí, con la polla dura todavía. Días después hablé con ella, y me dijo que había hablado con sus padres y que todo estaba bien. Si, todo bien, pero el susto aún no me lo he quitado del cuerpo. Esa noche acabó en un vladimir, una paja y a dormir.