Aquí está la crónica de aquel viaje hecho a Atenas en 2008. Grecia es un país en las que las putas no son fáciles de encontrar, hay que ir a los barrios específicos para ello y no es como en España.

Ha sido llegar a este bendito país –y digo bendito porque fue el primer país que acogió el cristianismo, de ahí que haya una cruz en su bandera – y ya estoy catando puta.

Han sido los amigos de mi amigo los que me han incitado a pecar. Claro, ellos hablan griego y conocen como está el putilismo aquí. Han llamado a una y la hideputa ha tardado casi hora y media en venir. Joder, yo ya me estaba durmiendo, coño, pero por fin ha venido. Y vaya full, una rubia con pinta teen pero con unos piños comidos por la drogaína o yo qué se, que hablaba como colocada.

La tia era de Moldavia y no se ha coscado de que todos los amiguetes estaban mirando detrás de la ventana tras una cortina mientras la cincelaba. El polvo ha sido bastante patético porque la tía estaba claro que quería terminar una vez le di el billete. Incluso me ha llamado la atención para que terminase a los 6 minutos y a los 15 minutos. Todo cronometrado. Jaja.

Incluso en un momento me acusó de haberme metido coca o viagra, porque no era normal que tardase 15 minutos en correrme. Joder, que ni estaba tan buena como para correrme tan rápido ni se lo estaba currando tanto, de hecho, me hubiese corrido antes por terminar ya este patético polvo de mierda, pero ahí estaba yo, haciendo posturitas para los amiguetes griegos que estaban tras la cortina viéndolo todo.

Una vez terminó el polvo, hicieron acto de presencia mis amigos y le contaron a la puti que yo era actor porno, y como siempre pasa, la tia no les creía jajaja, se ve que los actores son unos seres musculados y polludos, no como yo, con esa barriguilla de la felicidad y mi pilila tamaño junior. Con el reclamo de que le iban a regalar un porro y se lo iban a dar fuera, la tia se fue por donde vino, porque no se quería ir, o no había manera. 

Esa noche dormí como un niño y al día siguiente por la tarde fuimos a ver el Partenón. Y después de la visita turística de rigor y de comer en algún lugar típico, me fui de putas again.

Aquí en Grecia no hay puticlubs, solo pisos que los llaman burdelos. Son pisos parecidos a las lonjas donde la gente guarda el coche, pero adecentado para la ocasión con una cama y cuatro sábanas colgadas. Y siempre te recibe una madame viejuna en la puerta. En un santiamén te sale la putilinga en cueros con la mejor de sus sonrisas. 15 minutos de placer sale a 20 euros! Jaja, qué barato. Bueno, en Madrid lo he visto por 30 euros, la bueno es que la moza no estaba mal del todo.

Dicho y hecho, ya que estamos allí, vamos a ver lo que dan de si 20 euros. Adelante. La madame me invita a entrar a una habitación, me pongo en bolas, me tumbo en la cama y aparece la rubia, de nacionalidad indeterminada, quizás albanesa. Me pone un condón y me la chupa, y no pasan ni dos minutos y ya está encima mio. Tardo exactamente 7 minutos en correrme, sin mediar palabra, sin nada de nada, un polvo frío de cojones. Es ahí en esos momentos cuando te das cuenta que el sexo por el sexo de esa manera tan rápida y fría, sin algo más, aburre y no te dice nada. Después de correrme, la tía salta como un resorte y se va, y ahí me quedo yo limpiándome el ciruelo y vistiéndome. La tía me había ordeñado y sacado mi pasta, me sentí un poco “usado”. Aunque de eso se trata, no? Pero no se, la sensación no me gustó. Y luego dicen que las putas son explotadas y no se que mierdas más. Y los hombres? Es que no tenemos sentimientos? Me quedan aún un par de días en Atenas, y los amiguetes me han hablado de una griega que hace griego, no descansaré hasta que de con ella y lo cuente aquí.

En general, de triste se puede catalogar todo el rollo del puterio aquí en Atenas, parece ser que solo hay una manera de ir de putas, y es pasar por la calle Filis, llena de “estudios” que es como llaman alli a los “pisos con puta” y follar 10 minutos con una joven que ni la come sin condon, ni besa, ni deja que le toques el chocho. La palabra es frialdad, indiferencia, poca empatía, y follar compulsivamente como animales hasta correrte. Es casi como hacerte una paja, algo muy triste que no lo recomiendo. Y es que no me explico cómo un país milenario como Grecia ha llegado a este punto de mierda puta en cuanto al sexo, en ningún otro pais he visto semejante manera de hacer sexo tan triste.

Os explicare como va la historia:

Quieres ir de putas y vas a la calle esa que he mencionado. Entras en unas puertas metálicas donde el unico distintivo para saber que allí hay putas es una luz blanca en la entrada que está siempre encendida. Entras y suele haber mas gente como tú esperando, gente sentada en unas sillas. Despues de un rato, aparece una vieja, que suele ser la madame, y como si estuviera en el mercado empieza a decir los precios y las guarreridas que hace la prosti.

Una vez termina el discurso, aparece la chica un microsegundo, suelen salir en topless o en bikini, y no dura su aparición ni 5 segundos, es vista y no vista. Si alguien se te adelanta te la quita, aunque lo que suele hacer la gente es largarse a por otro burdelo a ver más tías. Porque eso si, solo hay una chica por burdelo! Y allí podrían caber perfectamente más chicas. Tampoco hay barra de bar, en fin, que es un vivo ejemplo de cómo no se deben de hacer las cosas. El marketing en Grecia es una palabra que no entienden.

Las putas son como conejos, el servicio es de 10 minutos por 20 euros. En 10 minutos te la come un poco, te la follas en dos o 3 posiciones, te corres y te vas. Polvo megarápido que una de dos, o todos los griegos son eyaculadores precoces o nadie tiene mas de 20 euros para follar.

Estuve hablando con la madame y se ve que si pagas 40 euros estas 15 minutos, y si pagas 80 media hora. Pero el caso es que nadie lo paga, todos van al servicio de 10 minutos.

Despues, con todas las tias que he estado, implicación cero, da igual que hayas contratado media hora o una hora, todas están deseando terminar, y te dicen que te des prisa, si tardas demasiado, la cara que ponen es un poema, hay tías que miran para otro lado, o que se las nota que no están por lo que tienen que estar. He conocido albanesas, griegas, rusas, checas y dicen que hay españolas, pero no las he visto.

Es que viendo este despropósito me quedo para siempre en España, porque aquí en Grecia el nivel de putas es asombrosamente patético. Hombre, si quieres follarte un montón de tias por 20 euros, este es tu país, pero vamos, hoy por ejemplo, he mirado el reloj y cuando he empezado a follar ha empezado la carrera, y al cabo de 5 minutos exactos la tía se ha levantado y se ha ido, dejándome sin correrme, diciéndome que mi tiempo se había acabado, y no habían pasado ni 5 minutos, que lo estaba controlando. Muy triste. Dónde me quejo ahora? No hay ninguna figura que vele por mis intereses, me tengo que joder. Luego, pobrecitas las putas que son explotadas y bla bla.

Aquí en Grecia hay muchos pakistaníes, son la inmigración de este país, tambien hay algún que otro negro, bueno, pues cuando van a los puticlubes las viejas los echan, les dicen que van a cerrar ya, o que la puta no quiere acostarse con ellos. ¿Racismo? he visto a un montón que les han echado de allí de muy malas maneras en mis propias narices.

No llevo mucho tiempo aquí en Atenas, pero he ido con amigos que controlan del tema putas y no saben otra cosa que esto, vamos, no me quiero ni imaginar vivir aquí con este plan. Mi amigo griego me dice que él nunca va de putas porque es una mierda, y he tenido que comprobarlo yo para darme cuenta de que efectivamente es una grandísima puta mierda pinchada en un palo.

Ya lo sabéis, hamijos, si venis a Atenas, merece mucho más la pena que liguéis por ahí a alguna guiri perdida, a que os vayáis de putilingas, son lo puto peor, palabrita del niño Jesus.