De putas por Malaga (II)

0
555

El culo de la brasileña era de esos tremendos en los que puedes dejar la cerveza encima que no se cae, la tia iba pintada como Cleopatra, la linea supermarcada de los ojos, una coleta y unos grandes pendientes de piedritas. Me llamaron la atencion sus dos grandes tetas y ese culazo. Yo creia que me lo iba a pasar bien, que iba a hundirme en su carne y olvidarme de la vida, pero la tia, desde que la entré, me parecio una estupida y una anormal profunda. Cuando veo tias asi de imbeciles, no subo con ellas y me piro, pero es que tenia un cuerpo…. Ay omaaa, que me daban unas ganas de follarla increibles. Y como hay un momento en que todos los hombres pensamos con la polla y el raciocinio se va a tomar por culo, pues… caí.

A regañadientes subi a su habitacion y pude observar en los siguientes minutos que me habia equivocado. Tenia ante mi lo que siempre he intentado no encontrarme, una “puta reputa”, es decir, una tia a la que no le gusta su trabajo, la que te quiere despachar rapido y no va a dejar que la toques demasiado, y por supuesto no follarla mas de 5 minutos.

El polvo fue absolutamente lamentable, la tia era tan borde que me costo la ostia empalmar, encima no callaba:
“- y tu eras el que me preguntaba si me gustaba el sexo? Yo que creia que me ibas a echar un buen polvo y ahora no se te pone dura… todos sois iguales, mucho prometer ahí abajo y luego, nada.”

La tia estaba me estaba poniendo de bastante mala ostia y con mala ostia no se empalma ni el tato. No trempaba porque no callaba y porque me habia engañado con sus tetas, me dijo que eran naturales cuando no lo eran, no trempaba porque la tia tenia todo el rato cara de mala ostia, porque no estaba haciendo nada para que se me pusiera dura, y porque en mis adentros, en vez de disfrutar de ese cuerpo, estaba torturandome a mi mismo, diciendome todo el rato “que gran error el estar ahí con esa subnormal.”

imagen-1

La dije que chupara, para que callara un poco, y me eche hacia atrás. Cerre los ojos para no verla y conseguí empalmar, se puso encima, otro poco a lo perrito y terminé. Para variar, no paraba de tocar el condon, molestandome bastante y cortando la intensidad del polvo. “quiero asegurarme de que el condon no se rompa, cariño, yo me cuido”– decia. No hay cosa mas cortarollos e incomodo que eso. Como lo odio.
Al terminar el patetico polvo saqué todos mis diablos y me enzarzé con ella en una discusion, la dije que se notaba que no le gustaba su trabajo y que lo mejor que podia hacer por ella y por todos sus clientes era dejarlo y dedicarse a otra cosa. ¡Como se puso! La dije que no me habia gustado nada como lo habia hecho y que no iba a recomendarla. Di un portazo y me largué.

Esto suele pasar a menudo en el mundo de las putas, por cada tia que encuentras que esta buena y que hace de todo, hay 5 que son unas cabestras y que solo te van a dar problemas.
La noche estaba en empate, una habia salido bien y la otra mal. Habia que ponerle remedio, ¿me animo a irme con una tercera? Uf no, demasiado para una noche. Eran las 2 de la madrugada, y mi amigo no queria irse todavia. Mientras hablabamos los dos pensando en que hacer, de repente, se apagaron las luces y una musica sonó. Las luces enfocaron al centro y por alli aparecieron dos diosas que, poco a poco, fueron quitandose la ropa al son de la musica. Que espectaculo! Mira que a mi es dificil que me ponga cachondo con un striptease, porque lo he visto centenares de veces, pero es que la rubia que estaba ahí era un bombonazo y no podia dejar de mirarla. Me dije: “si me voy con una tia, que sea con esa”.
Me ire con la rubiaca esa? Mañana lo sabreis, la noche aun tenia mucho que aportar…