Recupero los artículos que hice en Putalocura sobre aquel viaje a la República Argentina allá por 2008, donde me harté de comer asados y follarme putas. Aquí está todo lo que me ocurrió en aquella puta locura de viaje, resumido y mejorado.

Visto desde la lejanía del tiempo, recuerdo aquel viaje con mucha nostalgia, porque me pasaron muchas cosas, buenas y malas, que aún se conservan en mi memoria. Fue una experiencia inolvidable en la que casi pierdo un ojo por una rama de un árbol, la pelea que tuve con un travesti por rechazarlo cuando nunca quise estar con él, y que casi termina de forma fatal, y la bronca que tuve con el dueño de un puticlub. Fue un viaje peligroso y excitante porque las argentinas son junto a las rusas y españolas, las mujeres más bellas del planeta, según mi opinión. Y como no, me hinché de garchar, como dicen allá. Argentina es el país perfecto para retirarte, buena carne, buenas hembras, y los precios son mucho más bajos que en España. 

Lo primero que hice nada más aterrizar en Buenos Aires, capital de Argentina, fue comerme un buen asado e irme con dos putas. Pronto aprendí nada más llegar las palabras más feas que se utilizan acà y hacen tanta gracia al español que viene de allá.

“Hijo de mil putas” o “me cago en la renegrida concha de tu puta madre” son cosas que nunca digas a un argentino, porque sino es posible que te suelte un guantazo. Yo para ellos soy un “gallego puto” y nunca dejaré de serlo, aunque no haya nacido en Galicia. 

Tampoco llames a ningún argentino “puto del orto” ni “boludo, conchudo o pelotudo”, a no ser que tengas alguna razón para hacerlo o tengas buenas piernas para correr.

El idioma argentino ha evolucionado en estos 500 años y se ha convertido en un español italianizado, lleno de palabros divertidos, incomprensibles o absurdos para el español de a pie. Al argentino le oyes hablar, y parece que canta, y eso es porque su país fue “invadido” por españoles e italianos que emigraron de su país allá por 1900.

Si ellos tienen palabras de mil formas para insultar, tambien lo tienen para decirle cosas cerdas a sus mujeres. Por ejemplo:

“Buena perra”, “como te garcho” o bien, “te rompo como una galletita, como la traviata, te hago 23 agujeritos”,o “si te agarro te parto como un queso, hijadeputa”.

Son cosas que solo ellos entienden, y que a sus mujeres les hace enloquecer, asi que si vais por alla, decid estas cosas a las argentinitas, que caerán en vuestros brazos.

Y todos os preguntareis, ¿qué coño hago yo aquí en este pais tan alejado de España?

Pues vine por varios motivos, el mas importante, recorrer la ruta que hicieron los españoles 500 años atrás, y ver de primera mano que es lo que dejaron en estas tierras del Fuego, cómo fue la evolución; y la verdad es que son muchas cosas las que me recuerdan a España. Aquel imperio que no veía el sol lo recorro yo ahora 500 años después, para comprobar como viven y como son los hijos de los hijos de aquellos españoles que llegaron una vez aquí con las mismas intenciones que yo, comer bien, follar bien.

Tambien, como no, hacer una visita puti-cultural al pais, saborear su gastronomia, ver algún museo o edificio digno de ver, y vivir la aventura de ir a un país tan lejano de España.

PRIMERAS IMPRESIONES

Este pais está lleno de empanadas gallegas y argentinos que hablan en argentino. Como seguro sabréis, los argentinos son una mezcla de muchas razas, de españoles, italianos, judios, alemanes, polacos, etc, la mezcla es explosiva y las combinaciones de sus mujeres también. Así que puedes encontrarte de repente una mujer extremadamente bella a la vuelta de la esquina.

Esta ciudad de Buenos Aires me recuerda mucho a Madrid, muchas calles son parecidísimas. Las chicas son como las madrileñas, hay de todo, pero casi todas visten de Zara y derivados, asi que se ha logrado globalizar todo de tal manera que parece que estes en una ciudad europea.

Los pesos son parecidos a los euros, un videojuego te vale 50 pesos, un menu 9, todo tiene el mismo precio que en España, pero con la grandísima diferencia de que aquí la moneda esta 4 veces devaluada, asi que 40 pesos equivalen a 10 euros aproximadamente. (Datos de 2008). Ya que los precios estan por los suelos, todos los dias como carne, unos chuletones del quince, tambien atraco las pastelerías, vamos, que me estoy poniendo como el kiko.

Eso hace que cualquier cosa que veas, sea 4 veces mas barata, y claro te vuelves loco. Hoy he estado con una señora puta que me ha cobrado 100 pesos, y en realidad he pagado 25 euros. Impresionante. 

A dia de hoy (2019) 100 pesos no llegan a 1,25 euros. No me lo puedo creer! Todo se ha devaluado, y los precios de las escorts argentinas ahora oscilan entre los 500 pesos (7 euros) y los 4000 (120 euros). Pero lo que más te encuentras son servicios de una hora a 1000 pesos (30 euros). Si buscas, encuentras chicas por 7 euros la hora, madre mia qué ganga!.

PUTERIO FINO EN BUENOS AIRES

Aqui en Buenos Aires he conocido tres tipos de puterío:

El de los boliches, que son los llamados puticlubs de toda la vida, donde anidan las mujeres en busca de caza, en sitios que parecen discotecas, pero que no lo son.

El de los pisos de putas, donde hay unas cuantas esperando a que te pases por allí.

Y el de las putas que llamas por internet, y que puedes ver sus fotos en una web, y vienen a tu casa.

BOLICHES

He visitado 3 boliches, uno que esta en Pellegrini, un bar que hace esquina que por la noche se llena de putarracones de batida. Llaman boliches a lo que aquí llamamos cafeterías o pubs.

Se sientan solas en las mesas y claro, dices, que coño pasa aqui, que estan todas aquí como “esperando a alguien”. Una vez te sientas tu en una mesa de la cafeteria, empiezan las miraditas con sus sonrisas, y acaban acercándose sacándote cualquier tema de conversación. Cuando llevas un ratito y crees que has ligado por ser tan majo, te dicen que cuesta 300 pesos irte con ellas a garchar. Todo eso en una cafeteria que mas se parece a esas que van hondanadas de suegras a media tarde a tomar el cafecito. Ver para creer.

Luego estuve en el tipico boliche de noche, es decir, un bar-disco que se parece al tipico sarao de media noche, al pub de toda la vida, a mitad entre pafeto y discotequilla.

Alli lo mismo, la ostia de tias con ropas provocativas, solas, mirando a todo dios. Es bastante cantoso, porque notas enseguida que «algo pasa». Eso fue en un bareto en Puerto Madero, que es una zona de pubs y marcha, parecido al Port Olimpic de Barcelona. Antiguamente era un puerto con algunos barcos que daban al rio, y ahora lo han reconvertido en una zona fashion con cines, bares, etc. Como el Puerto Viejo de Algorta, en Bilbao.

Las tias por suerte no te brasean y puedes ir un poco a tu bola. Desconozco si se liga o no por allí, yo ya no tengo tiempo de esas cosas, yo ya no ligo, me voy de putas.

Después de ver ese bonito lugar, lleno de vendedores de flores ambulantes, me fui a un puticlub de los buenos, el Madaho´s, que esta por Recoleta, justo enfrente de un cementerio! Muerte y vida se vuelven a cruzar a escasos metros.

Un lugar lleno de 200 tias con un nivelón de flipar. Menudas mujeres! la ostia bendita… era ser la niña del exorcista, la cabeza dando vueltas a lo loco viendo culos y tetas.

Eran ya las 4 de la madrugada y había que llevarse a alguna argentinita para echar el último del día. Opté por una jovencita de 19 años con un culo de infarto y una carita absolutamente angelical. Antes habíamos conocido a 4 más, que tambien estaban como para invitarlas a pepinillos, pero no se por qué me encapriché con esa morenita.

Fuimos al hotel y me contó que a sus 19 años ya tenia una hija, y que había dejado al padre, que vivía lejos de allí en un tugurio del síncope, en fin, un culebrón de los de la primera a media tarde.

El polvo fue divino, pero lo que mas me gustó fue su olor a hembra excitada y perfumada, y sus besos, tan sinceros y con lengua. Qué bonito es hacer feliz a una mujer, yo muchas veces disfruto más dándoles placer que teniéndolo yo, que bueno, siempre lo obtengo, pero es que ver a una joven de 19 años derretirse encima de tu miembrillo, y oh, oh, que maravilla. Me da igual que finja o no, yo me llevo el momento.

Le pedí el móvil con la intención de volverla a ver. Siempre me dice que no puede quedar. Lo intentaré otro dia. Finalmente me dijo que no podía quedar mas veces, pero me dió bastante igual porque Buenos Aires estaba lleno de diosas con dos patas. No hay drama.

Desde que he llegado a Buenos Aires, no he parado de sacarme la chorra y que le den los buenos aires. No hay día que no haya conocido a alguna argentina y me la haya zumbado. Me estoy dando cuenta de que la mayoría de las argentinas son bellísimas, esa mezcla de tantos pueblos de la tierra, han hecho una raza de mujer absolutamente bella y atractiva.

Estoy enamorándome de todas ellas y de Argentina, un país maravilloso con unas gentes admirables, que saben comer bien y disfrutar de la vida. Estar aquí es como estar en España, como estar en casa. Bien cierto es que la mayor parte del tiempo me lo paso en la habitación del hotel en pelotas «garchaculiando con las minas», (follando con las tias) y por eso no estoy viendo mucho la ciudad. Y por eso, voy a alargar mi estadía en este bello lugar otra semana mas.

Hasta el momento, he estado ya con unas 15 argentinas, y ha habido de todo, pero la nota común predominante es que ellas son mujeres entregadas que disfrutan de lo que hacen. Son alegres por naturaleza, muy limpias, y terriblemente sexys cuando hablan, a mi ese acento argentino me pone loco y me mata del todo. Os voy a contar por encima alguna de las experiencias mas notables que he tenido a bien vivir estos dias.

Bueno, lo mas importante y difícil de decidir, es elegir entre pegarte una comida de esas que te estallan la barriga o follar toda la noche con una argentina. Todo es barato para un europeo, asi que puedes elegir entre la gula o el fornicio.

Si comes hasta hartarte y luego follas, es incómodo hacerlo con la tripa llena y bueno, hasta puedes morir, según una pilingui argentina, que me dijo que los hombres, a diferencia de las mujeres, tenemos no se qué en la boca del estomago, que cuando nos movemos mucho al follar, taponamos la entrada de los pulmones y podemos morir. Yo no me lo creo, pero si hay algun medico en la sala que lo ratifique o calle para siempre.

AVENTURAS CERDAS EN INTERNET

Los días pasan y hay que follar, día que pasa sin mojar, día perdido, como decía Remigio.

El método mas rapido para pillar nenas es por internet, o bien yendo a los boliches. Ya había bolicheado bastante, así que fui a echar el ojo a la red de redes. Allí las puedes ver a todas en bolas, y te puedes hacer una idea de cómo son realmente. Vamos a probar las que se anunciarn por internet, a ver que tal.

Husmeando en una web de escorts, eché el ojo a una rubia despampanante. Vino ipso facto al hotel y resultó ser una brasileira. La joven resulta ser muy simpática, un cielo, y sabe hacer los mamadones de una manera electrizante. Joder, qué pedazo de mamada me cascó la señorita! Se me fueron 4 vidas por la polla, como los espíritus cuando abandonan el cuerpo al morir.

Visto el éxito del puterío via internet, al día siguiente llamo a otra. En las fotos del anuncio en internet aparece una rubiaca despampanante con unas tetas naturales impresionantes. No me gustan las tetas siliconadas, asi que descarto automaticamente a toda aquella rellena de silicona. Se ve que está de moda aquí en Argentina, porque el 80% de las escorts se han operado las lolas (las tetas).

Qué gracioso, llaman lolas a las tetas, en España la unica lola famosa es la Lola Flores, no se si fue alguna vez a cantar a Argentina, pero debió de hacerles gracia el nombrecito, sonaria algo asi como “Teta Flores”. Ralladas torbellinescas aparte, llamé a esa diosa, y vino otra que no era ella. Me habían engañado con el truco de toda la vida de poner fotos falsas! También lo hacían aquí!. Vino una tía un poco más arrugadita, con las lolas caiditas y con más edad que la que te decían.

-cuando te hiciste las fotos que salen en la web?

– hace un año

En fin, que hice lo propio en estos casos, que es meterla, porque el hambre pollil no tiene enmienda, y le saqué unas fotos de su portentoso culo, porque todo hay que decirlo, vaya culo!!!! Con culos como estos se le levanta a un muerto!

Empecé a tirar de escorts via internet como un poseso, y salvo esa pequeña estafa de las fotos, el resto fue un desfile de diosas impresionantes, cada cual más bella.

Hablaba bastante con ellas, y me contaban aspectos de su vida, una me contó que estudiaba en la facultad, y que allí había uno super enamorado de ella, le seguía, le regalaba cosas, etc. Ella pasaba del tipo, y claro, él nunca pudo cumplir su sueño, que era hacerle el amor. Yo en ese momento me convertí en un privilegiado por poder hacer el amor a esa chica. Todo supo de otra manera, doy fe. La chica era espectacular, y conseguí sacarla una foto. No me extraña que se enamorasen de ella, era un bellezón.

Otro dia vino otra argentina dicharachera, muy simpática tambien, con un gran cuerpo. Venía bastante alarmada, porque según parece, en la habitación contigua del hotel en el que estaba, había estado hace un tiempo saliendo con un francés. Vaya qué casualidad. Una bonita historia de amor había ocurrido hacia poco en la habitación de al lado y eso predispuso a la señorita a sentirse mas cariñosa y cachonda que de costumbre. El polvo fue divino, y al final pude tambien sacarle un par de fotos. Que viva el amor!.

Esto sigue y sigue, cada vez hay más chicas, más sexo, más de todo. Me está gustando mucho este viaje y por 25 euros la hora, creo que voy a follarme a todo Buenos Aires.

Che loco, esto es macanudo! Viva Argentina, la carne de las vacas argentinas y los chochos argentinos.

Llevo un ritmo enloquecedor, cada día caen entre 2 y 3 argentinitas, ni Espartaco Santoni en sus mejores años. Hay que dejar bien alto el pabellón español, que se note que por aquí ha pasado un hijo de la madre patria jaja.

El fin de este periplo meramente sexual (apenas he visto la ciudad) está cerca. He estado casi todo el tiempo recluído como un puto monje en una habitación viendo desfilar chochitos en flor. Los museos y los lugares turísticos para otra ocasión.

Que anatomía… que cuerpitos de diosas. Una cosa que odio y que hacen mucho, es que siempre que follo, alguien les llama por teléfono, puto movil!.

Finalmente me iré este domingo, los cabrones de Southern Winds no me cambian el billete de vuelta, asi que tendré que dejar para más adelante el retorno a estas tierras fantásticas.

Han sido varios argentinos los que me han parado por la calle y me han dicho eso de – Bienvenido a Argentina, Señor Torbe! -, que haya gente que a tantos miles de kms de la madre patria, me reconozca y me quiera… Que bien abrazan los argentinos! che loco! me enamoré de todos vosotros!.

PERO ANTES DE IRME; MAS PUTERIO

El ritmo del folleteo se acentúa, compañeros, esto es como los concursos de la caja tontísima, cuanto menos tiempo queda, más rapido folla uno. Así que mi agenda la tengo repleta. 

Hoy me han pasado dos cosas bonitas, que contare a mis nietos algun dia.

Una putilinga que ha estado con servidor previo pago de 150 pesos, mientras acometiamos el acto sexual, notablemente excitada, me ha dicho:

-que pinga tenés! que durita y bonita…

Y se ha corrido. No es bonito que te digan que bien se lo estan pasando?.

Mas tarde me he informado de qué coño significa pinga, y a eso lo llaman al miembro masculino de los animales. Me estaría llamando animal? estaría comparando mi polla a la de un animal? un caballo quizas? o un cerdillo?

Pero lo verdaderamente bonito ha sido dar por casualidad con una hembra espectacular, de 18 años, que llevaba SOLO una semana puteando. Me he hecho amiguito de ella y tras hablar con ella e invitarla a cenar, me ha soltado:

– mira Torbe, yo no se nada de esto.. pero hay mucha gente que me lo pide… vos que sos un profesional, podria pedirte un favor?

– si como no..

– podrias enseñarme a que me den por la colita?

Aqui dar por la colita significa que te den por el ojete, vamos, que la niña queria que la pusiese mirando a Cuenca pasando por la Patagonia. Dieciocho años de inocencia anal, rotos por un micropene español.

Estuvimos toda una tarde probando a ver como conseguía meterle eso, con tiento y mesura. Y el resto me la pasé cabalgando y haciendo sitio para futuras pollas culeras.

Sobra decir que esta experiencia fue mitica, y que cada vez amo mas Argentina.

Desde que estoy aqui, me he dado cuenta de algunas cosas. Por ejemplo, si pones voz de argentino cuando llamas por telefono a las putas, te piden la mitad del precio que si pones voz de español. No veas que descojono yo hablando argentino…Finalmente digo que soy hijo de argentino y español, y que paso mucho tiempo en España.

Lo primero que pregunto antes de que descubran mi farsa es el precio. Al principio todas me pedian 300 pesos, pero desde que me hago pasar por gaucho, ahora no pasan de 100 -150 pesos.

En fin, este es el resumen del Diario de Torbe en Argentina que me marqué nada más ir a Argentina, contando un poco lo que viví. Quedan algunas aventuras más que iré sacando aquí en los próximos días.