Me gusta muchísimo, cuando ya tengo confianza con las chicas, algo que suele suceder pronto, porque follártelas es lo que tiene, que como que te acerca a la persona, ja, ja, me encanta hablar con ellas de uno de mis temas favoritos, el sexo, me gusta mucho saber como piensan las chicas jóvenes de hoy en día, y ver como cada vez el sexo es más libre y más cachondo cada año que pasa, hablar de sexo es lo que tiene, es como ver fotos de comida, que al final te entra el hambre, pero en vez de querer comerme un chuletón, me apetece un buen chocho, y a Ana una polla bien erecta.

Como soy todo un caballero, y la veo inquieta ya por la entrepierna, tengo a bien insertársela en la boca, y Ana Milka, está claro que tenía ganas porque me hace una mamada tremenda, Ana y yo tenemos feeling, eso se nota y traspasa la cámara y me pega una mamada brutal, de esas como si te las hiciera tu novia sabiendo exactamente en que punto tocarte tras años y años y mamadas de experiencia, pues Ana me hace una mamada brutal, de esas que te dejan a punto, que te sale ya presemen por la punta del capullo como queriendo romper la presa, y salir a borbotones llenando de lefa la boca de Ana, lo cual, tampoco es una estampa que no me gustara ver, pero tengo ganas de coño y no pienso dejar a Ana así con ese cuerpazo y esas tetazas ¡me la tengo que follar!

Me ato los machos, pienso en otras cosas y enseguida mi polla está lista para dar servicio, Ana se sienta encima de mi y nos pegamos un polvazo tremendo, su chocho está super húmedo y rico, y pegamos una follada muy buena. Una escena llena de complicidad y de morbo, donde los dos disfrutamos muchísimo, pero que también vas tu a disfrutar mucho, porque la mamada es increíble, de esas para estudiar, te va a parecer que es tu polla la que está entre las tetas de Ana Milka, porque hace unas cubanas de tres pares de cojones.

El polvo es una delicia, Ana está muy caliente y húmeda, yo estoy ahí ahí a punto de correrme, aunque se aguanta lo que haya que aguantar, pero ya estoy follando con unas ganas de correrme que no me veo, todo muy caliente y muy tremendo, Ana se mueve de escándalo y tiene un cuerpo delicioso, voluptuoso en los recovecos justos que me encanta ¡me vuelve loco!

Al final una corrida generosa, energía para Ana que necesita reponer electrolitos y no me deja ni gota, luego la rechupetea que es una delicia y la deja limpia y reluciente para pasar revista, un polvo tremendo que te va a encantar.

No os perdáis esta escena, tenéis todas las de Ana, con esas tetazas botando de mil maneras para unas pajas de cojones, la suscripción es muy económica y Putalocura está en uno de sus mejores momentos con unas novedades increíbles, con escenas nuevas a tope, no te lo pienses más y ¡suscríbete!