Todo sobre las ETS como nunca te lo han contado

0
914

¿Cuántas veces nos han hablado sobre sexo, nos han dado clases, nos han tratado de instruir? Y lo esencial era que si las enfermedades venéreas por aquí y el condón por allá, que te vas a acabar muriendo de sida si tal y bueno, la de dios es cristo. El centro de todo era un condón y un plátano.

Hoy quiero dejar constancia en el blog del controvertido tema de las enfermedades de transmisión sexual de otra forma menos dramática, como es habitual en mí, y es que lo he hablado con varios médicos de confianza por lo que me he ido enterando de que la alarma informativa que recibimos los follarines de a pie tiene algo de verdad pero también un velo de miedo sobredimensionado. Mi hamija Zeta también me lo ha explicado desde una perspectiva sexológica y sociológica. ¿Tendrá algo que ver la moralina habitual que estamos cansados de sufrir ya? Yo, que lo llevo padeciendo desde mis años en el colegio del Opus, os lo confirmo.

Realmente el término correcto sería ITS, infecciones de transmisión sexual, porque esto son infecciones como tenemos de garganta o de oídos, que no tienen porqué dar síntomas ni acabar convirtiéndose en una enfermedad. Es el término de uso médico. Hace años se usaba la palabra “venérea” que se refería a la diosa Venus, la diosa del sexo cerdo de los antiguos. Ahí sí se veía clara la cruzada de siempre de la Iglesia contra la naturaleza sexual y pagana de nosotros, pobres mortales pecadores que vamos por el camino de la perdición.

Para empezar: el sexo seguro es un bulo, el sexo seguro no existe, la gente que se pone un condón hasta para darse unos besitos en el cine tampoco está a salvo, el condón se limita al ciruelín y en el sexo hay mucho más contacto así que: o te forras de goma, o te mantienes monaguillo, o sexo seguro no haces. ¿Reduces riesgos? En un porcentaje y en algunos casos claro que sí, es de sentido común, igual que aumentas riesgos cuando haces sexo anal extremo con sus alegres desgarros. Pero cuidado con mirar por encima del hombro al resto porque verás qué risas cuando pilles algo. ¿Y follar a pelo con la esposa, no usar condón con la pareja estable, es seguro? Eso debe ser en el mundo de yupi donde no existen los cuernos, los amantes, los casados puteros y todo tipo de escarceos a pesar del mito de la monogamia que sigue interesando propagar hipócritamente en esta sociedad nuestra. Además, hay ETS que te puede contagiar hasta una santa esposa fiel porque permanecen tiempo silenciosas, como el papiloma. Así que hamijos, asumid que follar es una actividad de riesgo y perded la virginidad con una hembra que tenga el burka y el himen a estrenar si es que os queréis asegurar de enterrarnos a todos, y no olvidéis contruiros un bunker para que el contacto humano no os carcoma.

Y por cierto, ¿por qué no se habla de que aquí hay una cuestión de género donde el oprimido es el hombre? Sea hetero o gay, el sucio es el pito del hombre y el culo del hombre. ¿Quién pone un condón para comer coño? Bajamos al pilón todos a pelo pero luego “¿francés natural? No,no, la polla se chupa con goma”. La mayoría de las lesbianas también hacen sexo oral sin protección. La buena hipocresía.

Hablemos de esos bichillos que parece que son terribles pero que no son para tanto y que pueden transmitirse a pesar del condón (piel con piel, choque de pubis, pajillas mutuas…):

Virus del Papiloma Humano. La mayoría de la población sexualmente activa tiene VPH en algún momento, es el que provoca las verrugas genitales. Hay muchos subtipos, más de 200, y sólo una docena pueden producir lesiones precancerosas en algunos casos, que con las revisiones ginecológicas que están pautadas en la sanidad pública se pillan muy a tiempo. El virus en sí no tiene tratamiento, el cuerpo lo vence sólo igual que una gripe y la mayoría de la gente ni se entera. Si te salen verruguitas sí te enteras y sin más misterio, se extirpan fácilmente con productos de farmacia o en el médico. Yo las tuve en el tronco del pene en mis inicios en el porno, me las congelaron con un spray y ya está. Hace años que se vacuna a las niñas así que tú, jovenzuelo o jovenzuela que me estás leyendo, tienes un problema menos. Otro ejemplo de ETS muy frecuente que psssss es el herpes genital. Tres cuartos de lo mismo, es como quien tiene un herpes en la boca, igual que viene se va, un par de semanitas sin follar mientras tienes llagas y santas pascuas.

Algunas ETS que dan mucho miedo eran mortales en la Edad Media pero ahora ya tenemos alta tecnología: existen los antibióticos, señores. Qué locura.

Algo frecuente en mi productora es que en los análisis que nos hacemos actores y actrices salte que hay clamidia, bicha a la que se conoce como “la silenciosa” porque muchísimas veces pasa desapercibida y bueno, bueno!! Menudos dramas se montan, lloros, temblores… Tratamiento: vas al médico, dos pastillas, unos días sin follar y adiós al bicho. Cuando da síntomas son muy evidentes, molestias, flujos asquerosos, olores podridos… Lo típico. Eso sería lo segundo mejor que podría pasarte, lo primero mejor es que no notes nada pero te hagas análisis periódicos. Porque lo importante de verdad es tomarse el tratamiento ya que muy a la larga puede provocar enfermedad pélvica inflamatoria en las mujeres, con consecuencias como infertilidad. La gonorrea también sería una bicha de este tipo, que se trata con antibiótico en pastillas o con una inyección. Y la terrible sífilis, que hasta hace 100 años te destrozaba el cerebro y estabas en la mierda hasta que te morías y ahora te ponen un antibiótico y a seguir bailando. Lo bueno de la sífilis es que la mayoría de las veces te das cuenta, con sarpullidos en el cuerpo, palmas de las manos, plantas de los pies, fiebre y otros males.

Y ahora vamos a lo gordo: hepatitis y sida.

La hepatitis es la principal causa de enfermedades graves de hígado como cirrosis o cáncer. En España ya se vacuna a todos los bebés del tipo B (en algunas zonas también de la A) y si eres adulto trabajador sexual o que vas al médico a entonar el cristiano “mea culpa” y te declaras cerdo y temerario porque no haces el sexo seguro moderado y monógamo también te vacunan. Si la pillas hay tratamientos igual que para la C (que no tiene vacuna), hoy en día bastante avanzados, no es como antes que se cronificaban y los tratamientos eran duros. De hecho, parece ser que en España ya se curan casi el 100% de los que pillan hepatitis y probablemente desaparecerá antes de que acabe la década.

El sida fue una lacra que causó un gran impacto en mi generación, todos tenemos grabadas a fuego imágenes terribles de moribundos e iconos como Freddie Mercury. Los tratamientos que se fueron probando eran terribles y casi siempre infructuosos y la gente tenía tanto miedo y la información que nos llegaba se esforzaba tanto en subrayar que era cosa de putas, yonquis y maricones, escoria social, que es lógico que haya desembocado en ese terror y asco tanto hacia al bicho como a quienes lo portan: la serofobia. Pero es que en los años que corren hay que saber algunas cosas:

  • La buena gente hetero y formal es la que más pilla ahora VIH porque las campañas para concienciar a pinchavenas, gays y trabajadores sexuales parece que han tenido efecto.

  • Una cosa es el sida, que es la enfermedad que provoca un VIH sin tratamiento en últimas etapas: hablamos de muchísimos años sin análisis y muchas enfermedades como tiña, neumonías y otras “oportunistas” pasadas por alto, algo muy raro fuera del tercer mundo y que aún así puede vencerse. Por tanto, sida ya se ve poquito por aquí.

  • Otra cosa es el VIH, el virus en sí. Si lo pillas te lo quedas para siempre pero atención porque a día de hoy el tratamiento logra que pueda ser INDETECTABLE, y cuando es indetectable también es INTRANSMISIBLE. O sea, que te haces unos análisis y te dan el disgusto de tu vida porque eres VIH+, te ponen en tratamiento y seguimiento y un buen día resulta que tienes tan pocas copias del virus en sangre que el test te da negativo, como si no fueras portador. Y en ese momento no puedes transmitirselo a nadie. Asombroso lo que ha conseguido la ciencia en cuatro décadas.

  • Desde 2019 el Sistema Nacional de Salud financia la PrEP, la pastilla que previene el VIH, a “grupos de riesgo” (trabajadores sexuales, gays..). Si no perteneces a estos grupos que cargan con la cruz de potenciales sidosos también puedes pagarte la profilaxis pre-exposición. Tiene la misma eficacia que un condón que no se rompe. Para casos puntuales de relaciones “de riesgo” o gomas rotas existe la PEP, la pastilla del día después versión VIH. Esta profilaxis post-exposición te la ponen en urgencias si vas y cuentas.

Hay más bichos pero creo que se entiende con esto, hamijos. Mi consejo es que os informéis para tener menos miedo y disfrutar más de los placeres de la vida, que conozcais vuestro cuerpo, que no tengáis verguenza de ir al medico cuando la ocasión lo precise y que os hagais análisis frecuentes para daros con tranquilidad y alegría al sexo cerdo.