Le pese a quien le pese, porque hay a quien le pesa, muchas, muuuchas chicas que vienen aquí por primera vez, por el morbo, generalmente anónimas, vienen por una experiencia nueva, porque les da morbo todo el mundo del porno, a veces, incluso a ser bien folladas, hay muchas mujeres que no tienen buen sexo, y de eso aquí, del bueno tenemos un rato. Esto se hace más patente cuando después de haber venido y satisfecho sus fantasías y deseos, me llaman nuevamente para repetir. Es el caso de Xara. Tiene ganas de un buen polvo y vuelve a los brazos del Tito Torbe para que le de mandanga.

Xara es una leonesa de 23 años, que según recuerdo tiene un culazo de infarto, pero tremendo, le tengo en braguitas y una camisetita, casi en pelotas, y hablamos un poco más con ella, pero esa ropa va a caer en breve. Tiene un tipo riquísimo, unas tetas bien puestas, que te miran fijamente descaradas directamente a los ojos, se gira y nos enseña ese culazo tremendo, generoso, como un culo de esos guapos de latina, vaya culazo, es que es hasta desmedido para el tipín que tiene Xara, que ganas de trajinarla y tenerlo encima dándome caña.

Mi cimbrel parece que se acuerda de ella y ya está tieso, firme, listo para pasar a la acción, Xara que lo ve, ya va también cachonda, ha venido a follar, tiene ganas de chorizo fino y se lanza a comérmela directamente. La mamada es sobradísma, una delicia, no recordaba que la chupara tan bien, quizá ahora se ha soltado más con el tiempo, es una delicia. Hasta dentro dando buenos golpes de cabeza, ensalivado y la lengua haciendo locuras dentro de la boca, además con lo encendida que va, se tira rato chupando mi polla, se nota que le gusta y lo disfruta.

¡Vaya hembra Xara! Tremenda, tengo ganas de follármela, y a juzgar por como tiene el chumino ella también, le toco un poco la entrepierna, por pasar a saludar y me salen los dedos totalmente mojados y con hilillos de jugo del amor, la cojo del culo y flipo con la dureza y lo increíble del culazo, se me sube encima y me empieza a cabalgar y es una Putalocura, marca de la casa no podía ser de otra forma, sus gemidos botando encima lo dicen todo.

¡Que buena está Xara! Folla mil, es un puto placer darle caña a ritmo de polla a ese culazo increíble, me la pongo del revés para ver bien como mi polla entra y sale de ese trasero de las diosas y ella no para de saltar y mover las caderas con contundencia.

Al final no puedo más y tengo la polla a reventar, casi tengo mantequilla en vez de lefa de la caña que nos hemos dado, Xara se dispone a tragarla toda abriendo bien la boca y así lo hace, me corro en su cara, en su boca y se lo traga todo con muchas ganas sin dejar ni gota.

Las anónimas de esta Santa Casa son una locura, un tesoro que no os podéis perder, las tenéis todas en su sección para cascaos las mejores pajas, con vuestra suscripción que es muy económica y os costará menos de un café al día, ni te lo pienses…