Alguien hace un documental quejándose de que también existen hombres maltratados, pero que nadie les echa cuenta. 

Resulta paradójico ver como no solo se silencian en los medios de comunicación a los hombres maltratados de una forma deliberada, sino al documental que se queja precisamente de eso. Y es que ha sido prácticamente imposible proyectarlo comercialmente por las constantes negativas de salas y espacios de proyección. La maquinaria del feminazismo ha impedido que tenga voz este documental, que tan solo se queja de que no salga a la luz el maltrato hacia los hombres por parte de las mujeres. Justo el mensaje contrario que persigue el feminazismo. 

Menos mal que tenemos Youtube que por ahora no da por culo censurando contenidos como lo da Twitter, Instagram o Facebook (a ver cuanto dura). Aquí tenéis un documental que te hace pensar y que da un perspectiva a todo esto desconocido hasta ahora. Juzgad por vosotros mismos, pero siempre, siempre, escuchad a los dos bandos.