¡Ay hamijos! Lo que cuesta hacer una Pillada no lo sabéis bien, así que esta vez fui a un sitio donde el éxito suele ser mayor a la hora de pillar. ¡La estación de Atocha! Lo creáis o no muchas mujeres, al igual que los hombres, viajan solos, rollo mochileros por Europa, y España es uno de los destinos favoritos, ahí estaba Mia Capri, esperando, un poco despistada, recién llegada, a ubicarse y emprender un tour por Madrid.

Era la oportunidad perfecta, si estás en un país que no es el tuyo, tienes menos vergüenza, menos ataduras, estás más libre y abierto a experiencias, el que viaja de esta forma suele hacerlo con poco dinero, así que tenía los ingredientes perfectos para que Mia aceptara ir al a oficina, así además de paso la ubico hacia el centro de Madrid, y después de un poco de ejercicio, a continuar el viaje. Así fue…

Mia está muy buena, tiene un semblante muy serio e impone, una cara como de pocos amigos y esos piercings faciales, que lo único que hacen es ponerme cachondísimo, pero todo esto es la capa exterior, una vez en casa, en la cama, empieza a despelotarse y mi sorpresa es máxima al ver el pedazo de cuerpo que hay debajo, es jodidamente alucinante ¡está buenísima!

De verdad que no lo veía venir, está claro, que tiene buen tipo tras la ropa, pero al quitársela, tiene un culazo, un culo espectacular, que le queda de cojones con ese tanga infinito que lleva, un culo perfecto para darle a 4.

Después se gira, y ves una bufas tremendas que están hacinadas tras el sujetador, se las ve hermosas sinceramente, pero cuando se quita el sujetador me empalmo como una piedra ¡que tetas! unos pezones grandes, hermosos y unas tetas grandes, generosas de esas para chupar y no terminar en todo el día.

La follada es tremenda y rica, Mia se va soltando y disfrutando, su chocho se moja cada vez más y lo hacemos de puta madre en la cama, a gusto dándolo todo, una delicia de polvo. No sería cortés que viniera a España y no le diéramos un poco de nuestro zumo mediterráneo, así que Mia abre bien la boquita y se traga toda la mascá con ganas, y recibiendo leche calentita, ya tiene para un cortado…

Las Pilladas son de las escenas más morbosas de Putalocura y marca especial de la casa, no encontrarás nada igual salvo en Putalocura ¡no te las pierdas! Tienes nuevas cada poco tiempo, en HD, te las puedes descargar y guardarlas para siempre. ¿A que esperas?