Son muy pocas las chicas marroquíes que se atreven a hacer porno. Esta es una de ellas. 

Marruecos es el país más abierto en todos los aspectos de todos los países islámicos. Son nuestros vecinos y los tenemos al lado. A mí particularmente es un país que me encanta. He ido ya tres veces y me gustaría repetir pronto. Sus mujeres son espectaculares. A mí me recuerda mucho a las españolas. Son dulces, guapas y entregadas.

Sofía Habibi es un encanto de mujer, Sensual y entregada. Me encanta hacer sexo con ella. Y parece ser que no le importa hacer de todo. Pronto veréis las escenas que están por salir, es una cañera que le gusta hacer de todo.

Estamos ante una chica espectacular. Es una morenaza que es capaz de volver locos a los hombres. Sabe cómo contonearse al caminar, con sus modelitos sexys y su simpatía. Y es que fue una de las pilladas que acabó con más semen en su coño. Así se inició, pero después llegaron muchas más cosas.

Pilladas

Me acerqué a ella como tantas veces hago, haciéndole una entrevista que acabó un punto interesante para llevarla a mi estudio. Ella quería trabajar como modelo y se quedó esperando en el picadero. Estaba triste, y yo tenía que animarla. Así que le propuse tener sexo por dinero. En un principio dudó, pero acabó accediendo. A partir de ese momento empezó su espectáculo.

Según se quitaba la ropa y se movía, me deleitaba con su sensual cuerpo y con su forma de actuar. Estaba ya en modo cachondita total y no había nada que la podría parar. Se tumbó desnuda sobre la cama y empezó a masturbarse, para prepararse. Jugaba con un dedito en su clítoris, mientras se rozaba sutilmente su piel.

Después se lanzó hacia mi polla, suspirando cada vez que la introducía en su boca. Le gustaba que golpeara en un lado, follándomela de forma oral. Ella sola hizo un par de veces garganta profunda. Seguidamente se puso a cuatro patas para recibir mis embestidas. Ya con una sonrisa de oreja a oreja, empezó a gozar como una perra.

Cambiamos de postura. Sofía Habibi se puso abajo mirando hacia arriba y con las piernas bien abiertas. Me impresionó la elasticidad que tenía. Podía incluso poner sus rodillas por debajo de sus tetas. También se puso a cabalgar sobre mí. Por cierto, hacía círculos con su culo, provocándome un placer tremendo. Su forma de moverse me volvió loco.

Me encantó también su forma de besar. Se veía que le gustaba. Jugaba con su lengua dentro de mi boca, dando besos bien profundos. Y su forma de acariciarme… parecíamos dos enamorados haciendo el amor. Pero lo mejor fue poder correrme dentro de ella. Luego le chorreba el semen por su coño. Y encima ella jugaba con ello, en una imagen que pasará a la historia.

En la cama con Torbe

Por supuesto en pilladas no fue la única vez en que Sofía Habibi pasó por mi cama. También grabó otra escena conmigo, repitiendo, porque le había encantado. Esta vez para empezar ya se puso de culo, y dejó que le acariciara suavemente.

Lo siguiente que hizo fue agarrarse a mi verga, jugar con su lengua y absorberla con los ojos cerrados. De vez en cuando me miraba a ojos, con esa sonrisa de viciosa, mientras se masturbaba con fuerza, mordiéndose los labios para intentar contener el morbo que llevaba dentro.

Después se montó encima mío. Cabalga con su culo respingón, rebotando en mis caderas, mientras ella se agarra las tetas y contonea su delicioso cuerpo. La fiesta continúa a cuatro patas, con esos saltitos de gusto cada vez que se la metía. Y luego agarrándole el cuerpo. ¡Menudo culazo tiene!

No podéis dejar de ver esta chica, porque el cuerpo que tiene bien merece varias pajas seguidas. Pero además tiene una dulzura y se atreve con todo. En esta ocasión acabé con un facial que no podía ser más morboso.

Trío

Otra de las escenas que Sofía Habibi grabó conmigo, fue un delicioso trío. Tenéis que verla con una polla en cada mano, haciendo mamadas a uno y a otro, metiéndose las dos a la vez y hasta dejando que la penetraran por detrás. Verla entre varios hombres es algo increíble, folla, hace mamadas y satisface a dos hombres a la vez.

Lo que más le gusta a esta morenaza es que se le corran en su coñito. Por cierto, es una ricura lo rosadito que lo tiene, para gozar de él. Le gusta que la dominen un poco, ya que permite que le den fuertes azotes y la maltraten un poco. Cuando el sexo es duro, todavía goza más.

Más escenas

También ha hecho un Glory Hole, lésbicos y demás guarradas con una cámara delante. Y es que esta mujer de sangre caliente le gusta el sexo como a una ninfómana. Me encanta como se contornea, especialmente cuando quiere seducir y está cachonda. También me encanta como se mueve follando, sus besos húmedos y como le chorrea el esperma en su coño. Desde luego ese cuerpo lindo de Sofía Habibi se merece buenas corridas.