Empapado en su flujo vaginal, que está para meter ahí la cabeza y sorber, pero mejor meto la polla, que tengo a Quetzal cachondísima a punto de caramelo y vamos a pegar un polvo de cojones. Esta mujer tiene un cuerpazo que me vuelve loco, me la chupa increíble y nos pegamos unos polvazos tremendos, siempre que le pido algo, siempre dice si, es una maravilla y muy fogosa, nos pegamos unos polvos de puta madre con unas corridas tremendísimas…