El nombre será bíblico, sin duda, pero el polvazo está a la altura, sino épico, una jamona de aquí del a tierra, que se toca sola de lo cachonda que va, y normal, con ese tipazo increíble dan ganas de comerse a uno mismo. Me la follo de todas las posturas posibles y los dos disfrutamos de un polvazo tremendo, ojo al cuerpazo de esta fémina y como se mueve encima de mi polla, os dejará secos… Que manera de mover las caderas, al final no puedo más, se lo echo todo en la boca para hidratarla un poco…