¡Es que me encanta esta mujer! Me gusta mucho cuando repito varias veces con una chica, porque la complicidad, el conocernos es un grado y lo hace todo muy agradable y natural, ya sabemos como follarnos como darnos gusto y sólo con mirarnos ya somos cómplices y sabemos lo que va a pasar, y esto me pasa con Julia Montalbán, que es un colombiana cachonda, rica y dispuesta que además es canijilla ergo manejable, pero que no te confunda ni la noche ni su tamaño, te puede manejar como le de la gana sobretodo si te tiene entre sus piernas.

Tiene un cuerpo poderoso, duro, trabajado, regio, está muy buena, es un espectáculo verla desnudarse, además lleva el fuego por dentro, de verdad os digo que las colombianas y muchas de América del sur tienen algo especial con el sexo, se mueven de una manera especial que te deja medio gilipollas cuando las tienes encima, te pueden y si te dejas llevar disfrutarás de un polvazo tremendo.

Julia empieza por tener unas tetas bien ricas, ni grandes ni pequeñas, suficientes para disfrutarlas de manera muy morbosa, con unos pezonacos que a mi me ponen muy burro ¿a vosotros os molan los pezones tipo galleta María? Grandes, doraditos ¡hasta crujientes! jaja, un gustazo tremendo tenerlas entre mi boca y poder jugar con ellas.

Cuando ya vas cachondo perdido con su cuerpazo ves como va bajando la cabeza al pilón y la mamada de Julia Montalbán es un espectáculo, experimentada, jugando con tu polla como si fuera un joy-stick antiguo de esos altos, y apretando los botones justos que os digo que me podría correr si no hiciera fuerza para guardar la ídem para follármela.

Porque es un verdadero placer follarse a Julia y que ella te folle, porque no nos engañemos Julia te pilla y te folla como quiere, pero cuando le ves el culo, un culo prieto, pétreo, rico, te sale la bestia interior y te la pones a cuatro a darle duro hasta dejarte el alma, son unas folladas increíbles llenas de pasión con Julia.

Todas sus escenas, y no son pocas, las tenéis para disfrutar en Putalocura, además, tenéis escenas nuevas todos los días, en calidad tan bestia que se te saldrán los ojos de las órbitas, no se que haces que no te suscribes ¡ya!