Cuando una mamada es especial, cuando es de las buenas, uno lo sabe enseguida, la técnica, el saber hacer de manera natural, las ganas, te la chupan y se la meten en la boca como quien quiere un caramelo con ganas, buscando tu placer y el suyo, disfrutando, la saliva, la cantidad es perfecta, el morbo, las miradas. Hacer una mamada es un arte y Red nuestra peculiar pelirroja de Putalocura lo tiene, no os perdáis la cara de vicio que pone mientras le da al pito.