Uno ya se lleva la cámara a todas partes, cada vez son más compactas y molesta poco o nada, paseando con la perrita me encontré a esta joven, y me dije, va, porque no… le entro, de entrada no me dice que no habla con quien no conoce o similar, un buen comienzo, un poco de palique, una actitud bastante servil y en nada estamos en mi casa, la tengo despelotándose y yo cachondo perdido de ver el pibón que me voy a merendar, cuando ni siquiera tenía intención. Pilladas es la serie más tremenda de Putalocura, es un gustazo descubrir estas jóvenes y hacer el “esfuerzo” de follármelas para vosotros.